Vivir sin Google: alternativas a algunos de sus servicios más conocidos

El pasado mes de septiembre se cumplían 15 años de la fundación de una de las empresas más importantes del sector de la tecnología: Google. En estos años, el buscador que concibieron Larry Page y Sergey Brin ha dado paso a una compañía enorme que ofrece servicios a millones de usuarios de todo el mundo, ha diversificado su cartera de productos cubriendo la publicidad online, los servicios a empresas (Google Apps), la fabricación de dispositivos móviles (Motorola) y ha puesto su sello en proyectos de gran impacto como Gmail, Android o Google Glass.

Google no es una entidad "sin ánimo de lucro", es una empresa que ingresó 14.980 millones de dólares en el tercer trimestre de 2013 y donde la mayor parte de sus ingresos (alrededor de un 63%) proceden del buscador y la publicidad.

El usuario como producto

Google nos ofrece múltiples servicios gratuitos pero, realmente, no son gratis. Nosotros somos el producto que ofrece a los anunciantes.

La publicidad es un gran negocio que se sustenta, principalmente, gracias al análisis y segmentación que se realiza de los usuarios. Los resultados de búsqueda de Google dependen, cada vez más, de nuestro propio historial de búsquedas; por tanto, si hacemos una búsqueda con nuestra cuenta de Google activa diferirá en resultados si la comparamos con una búsqueda realizada con el modo de navegación anónima.

Cuando un servicio es gratuito, lo normal es que dicho servicio haya convertido a los usuarios en el "producto"; un producto a disposición de los anunciantes que, obviamente, también pagan por publicar sus anuncios.

Con esto no quiero hacer apología del "Google es el mal" o "Google nos espía"; creo que a estas alturas todo el mundo es más o menos consciente de la transacción que hace al usar servicios como Gmail, Google Maps o la sincronización de contactos entre un dispositivo Android y los contactos de su cuenta de Google, todo el uso que hagamos le sirve a Google para saber más información sobre nosotros o nuestros hábitos y hacer mucho más certera la publicidad que nos muestra (que, aunque lo ignoremos, hasta en Gmail encontramos anuncios).

Google no es ni bueno ni malo, ofrece servicios y les saca partido gracias a los datos que generamos.

En mi caso particular, soy usuario de múltiples servicios de Google. Utilizo Gmail, Google Maps, Google Drive, Google Chrome, también soy usuario de Android y, por supuesto, soy consciente que nutro a Google con datos que le permiten ser más certero en sus servicios de publicidad.

Sin embargo, si tras todo el escándalo alrededor de la NSA, alguien quiere poner algo de freno al buffet libre de datos, existen alternativas a los servicios de Google.

Dilbert - Google - Alternativas a Google

Scott Adams

La vida sin Google: cómo dejar de usar sus productos

Particularmente, creo que una buena forma de darse cuenta de la cantidad de datos que atesora Google sobre nosotros es visitar el historial de búsquedas y ver, por ejemplo, cómo tiene Google registradas búsquedas que hicimos estando validados en el servicio en el año 2007 (citando un ejemplo personal); a partir de esta foto, quizás no esté de más tener en mente algunas alternativas a Google y sus servicios.

Google ofrece muy buenos servicios pero ¿podemos prescindir de ellos?

¿Y realmente es posible vivir sin usar los productos de Google? Competir con Google es complicado; es todo un gigante que cuenta con recursos casi ilimitados y, a veces, las alternativas que podemos encontrar están muy por detrás con respecto a facilidades o experiencia de uso. Aún así, creo que vale la pena que repasemos algunas opciones:

Buscador de Google

Una buena forma de evitar que Google acumule, al menos de manera visible, el historial de nuestras búsquedas es accediendo a los ajustes del historial y "empobrecer" nuestros resultados de búsqueda desactivando esta opción. Obviamente, Google no mantendrá un historial visible para nosotros pero no quita que no vaya a acumular datos sobre lo que hacemos.

Usar el buscador sin iniciar sesión en nuestra cuenta de Google podría ser otra opción al igual que usar el modo anónimo del navegador (mejor en Firefox que en Google Chrome); sin embargo, creo que es mucho mejor apostar por un buscador que sí ofrezca algunas garantías.

DuckDuckGo se ha hecho muy popular en los últimos meses (gracias al lío de PRISM y la NSA), un buscador que antes de que Edward Snowden abriese la "caja de Pandora" era un gran desconocido para el público. DuckDuckGo es un buscador que promete no guardar ningún dato sobre las búsquedas que realizamos y, por tanto, no genera un historial de lo que hacemos.

La propuesta es, sin duda, interesante y, además, podemos registrarnos en el servicio para personalizar nuestras búsquedas, expandir las búsquedas a otros servicios (como Wikipedia, Facebook, Twitter, Flickr...), valorar las páginas según el índice de WOT e, incluso, integrarlo en nuestros navegadores gracias a extensiones o en nuestros dispositivos móviles (existen apps para Android, iOS y Windows Phone).

Gmail

Mientras se cumple la promesa de Kim Dotcom de ofrecer un servicio de correo electrónico seguro desde Mega, buscar una alternativa segura a Gmail no es una tarea sencilla.

Obviamente, si contamos con un servidor virtual propio, podríamos desplegar nuestro propio servicio de correo o apostar por soluciones integrales como Citadel que, además, son opensource e incluyen correo electrónico, calendarios (ideal para sustituir a Google Calendar), mensajería instantánea (como sustituta de Google Hangouts) y hasta soporte para crear blogs corporativos.

CounterMail - Alternativas a Google: cómo vivir sin usar sus servicios

Cuando hablamos hace unos meses sobre cómo mejorar la seguridad de nuestro correo electrónico, dedicamos también algunos minutos a repasar algunos servicios de correo que ofrecían cifrado de mensajes. CounterMail era una alternativa de pago a Gmail, Hushmail ofrecía 25 MB de almacenamiento gratuito y NeoMailBox también es una opción de pago.

Google Calendar

Google Calendar es el servicio que Google nos ofrece para anotar nuestras citas y poder organizar algo mejor nuestro tiempo. La verdad es que, tanto a nivel personal como a nivel profesional, debo reconocer que Google Calendar es un gran servicio y la sincronización con aplicaciones de escritorio y con dispositivos móviles funciona a la perfección.

De todas formas, si alguien quiere desvincularse de Google Calendar pero seguir usando una aplicación de calendarios en línea, además de usar iCloud en el ecosistema de Apple, existen varias alternativas a considerar.

FengOffice Alternativas a Google

Dentro de la autoprestación de servicios, dentro del paquete de funciones que nos ofrece Citadel encontraremos la gestión de calendarios (incluyendo la opción para trabajar en grupo). Otra opción más que interesante es Feng Office, un proyecto nacido en Uruguay que nos ofrece una plataforma de colaboración en línea tanto en modo SaaS (en la nube) como para instalar en nuestro propio servidor web. SOGo es otro de mis "compañeros de trabajo" desde hace tiempo, una solución muy flexible que nos ofrece calendarios en línea y también sincronización de contactos (tanto en escritorio como en movilidad).

Google Drive

Cuando hablamos de servicios de almacenamiento en la nube, Dropbox y SkyDrive quizás sean los primeros nombres que nos vengan a la cabeza. Obviamente, ambos son muy buenos servicios; de hecho, creo que son mejores que Google Drive, que es el servicio de almcenamiento en la nube que ofrece Google.

De todas formas, ya que andamos buscando alternativas a Google Drive, creo que puede ser interesante plantearnos algunos nombres más allá de Dropbox y SkyDrive. Si lo que queremos es sincronizar archivos cómodamente entre el escritorio y, por ejemplo, nuestros dispositivos móviles; más que pasar por un servidor intermedio podríamos pensar en una sincronización directa. En este sentido, los chicos de BitTorrent llevan tiempo trabajando en BitTorrent Sync que, precisamente, se apoya en el P2P para ofrecernos sincronización directa de archivos entre nuestros dispositivos.

Si lo que realmente estamos buscando es espacio de almacenamiento, a la lista de Box, SkyDrive, Dropbox y otros tantos, podríamos sumar una opción para desplegar en nuestro propio servidor. ownCloud es una solución en software libre que nos permite desplegar nuestra propia nube privada en la que alojar archivos, acceder a ellos en remoto e, incluso, compartirlos con nuestros amigos. De hecho, ownCloud es más que un almacén de archivos, también nos permite desplegar calendarios en línea, gestionar tareas y visualizar documentos (al más puro estilo de Google Docs).

OwnCloud Alternativas a Google

Google Hangouts

Google Hangouts es el nombre del servicio de mensajería instantánea multiplataforma que ha absorbido al mítico Gtalk para vitaminarlo y extender videoconferencias y chat a Gmail, Google+ y los dispositivos móviles. La verdad es que, hoy en día, el que no habla con sus amigos es porque no quiere puesto que tenemos múltiples servicios de mensajería a nuestra disposición.

Dejando de lado a Skype, WhatsApp o Line (que también tienen sus modelos de negocio alrededor de los servicios), creo que es importante mirar al mundo del software libre si lo que buscamos es seguridad y privacidad.

Si alguien dispone de un servidor de hosting propio, Mumble es una buena opción a tener en cuenta si queremos un chat de texto o la posibilidad de hablar vía VoIP. Siguiendo por la senda de la autoprestación de servicios, Openfire también es otra opción para desplegar nuestra propia plataforma de mensajería.

Multiconferencia con Jitsi - alternativas a Google

Si buscamos otros servicios, Jitsi es otra opción que comentamos hace algunos meses al igual que Criptocat.

Google Maps

Google Maps es uno de los mejores servicios de mapas que podemos encontrar en la red, en eso creo que no hay dudas. Sin embargo, la nueva versión de Google Maps y su orientación hacia los comercios y la publicidad, nos convierte aún más en productos del propio servicio. Es cierto que la información de los locales y comercios puede aportar valor pero, a veces, la inserción de publicidad en las búsquedas que hacemos puede llegar a ser molesta.

openstreetmap-terrain

Si lo que perseguimos es libertad total, quizás no esté de más en mirar hacia una alternativa libre y abierta como OpenStreetMap que se nutre gracias a las colaboraciones de los usuarios y, poco a poco, ha ido llamando la atención de usuarios de peso como Foursquare o La Casa Blanca.

Con OpenStreetMap podremos explorar ciudades, planificar rutas y, lo más interesante, contribuir al crecimiento del proyecto.

Y si quieres no dejar demasiado rastro...

Si cuando visitas una página web no quieres que la publicidad se personalice o Google Analytics rastree lo que estás haciendo, quizás no esté de más que apuntes algunas extensiones para complementar tu navegador:

  • Adblock Plus es, quizás, una de las extensiones más utilizadas por los usuarios; un bloqueador de anuncios que limpia la gran mayoría de la publicidad que vemos en una web (aunque, eso sí, vale la pena conocer algo del supuesto trasfondo del servicio).

  • NoScript Security Suite es un curioso plugin para Firefox que nos permite parar la ejecución de scripts en las webs que visitamos; dicho de otra forma, pararemos la ejecución del script de Google Analytics si estuviese implantado en la web que estamos visitando.

Si usas un dispositivo Android, quizás sea interesante que revises la configuración relativa a la "Ubicación" para evitar que Google sepa por dónde nos movemos. Si crees que este consejo es un poco paraonico, si eres usuario de Android pásate por el historial de localizaciones de Google Maps y podrás ver cómo Google sabe por dónde te has estado moviendo hoy.

Recomendados