Aquellos que prefieren apostar por energías renovables, siempre han encontrado un aliado en Tesla Motors. La empresa californiana ha logrado poner luz en algo que siempre había parecido distante, colocando en el mercado automóviles más que competitivos en términos de rendimiento. Sin embargo, aún hay un gran pendiente para esta gente que ha adoptado el nombre de un grande entre los grandes.

Hasta ahora en Tesla Motors, al igual que con el resto de fabricantes de automóviles eléctricos, no habían conseguido desarrollar modelos que puedan ser puestos en el mercado con costos competitivo, y pueda acercarse un poco al precio medio por el que se puede adquirir un vehículo a gasolina dentro de los Estados Unidos.

Desde mediados del año pasado en Tesla Motors ya habían estado comercializando su Model S con un precio de entrada de 70.000 dólares, que lo dejaba bastante lejos de lo que uno podría considerar un automóvil económico. Y es que tradicionalmente la casa se ha destacado por presentar vehículos en la línea media, destinados a un público algo más pujante y que puede permitirse pagar el costo extra que representa tener lo más avanzado en tecnología de propulsión eléctrica.

model x

Ahora la empresa quiere bajar el listón de los costos, y para ello ya tienen preparado su Tesla Model X, que fue presentado a principios del año pasado y está destinado a competir en el segmento utilitario, con un precio de 40.000 dólares, que si bien aun sigue estando sensiblemente por encima de lo que se puede encontrar en el mercado a gasolina, está muy por debajo del resto de alternativas eléctricas serias.

Lo mejor de todo, es que pese a ser más económico que el resto de sus hermanos, en el fondo, el Model X sigue siendo un Tesla, lo que asegura un diseño bastante atractivo, y prestaciones que nada tienen que envidiar a aquellos con motor a gasolina: 0 a 97 kilómetros por hora en solamente 5 segundos.

Participa en la conversación

2 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario