Snapdragon 410

En el mundo de la tecnología y en casi cualquier parcela regada por la eficiencia lo normal es que las mayores novedades lleguen a los productos top, a los que deben representar a la compañía cuando se hable de ella. Por eso Apple anunció uno de los saltos generacionales más importantes en el iPhone 5S al adoptar una arquitectura de 64 bits, pero Qualcomm ha decidido tomar el camino opuesto apostando por la gama baja como baluarte de los chips de 64 bits.

Los compañeros de Celularis se encargaron de dar a conocer todos sus secretos, todo lo que ofrece el nuevo Snapdragon 410 pero hoy vamos a analizar los motivos que han llevado a Qualcomm a apostar por la gama baja como la lanzadera perfecta de la arquitectura de 64 bits.

Lo primero de todo es recordar que no hace falta disponer de 4gb de RAM para poder disfrutar de alguna de las ventajas de los procesadores de 64 bits. Hay una muy importante y es la posibilidad de poder hacer operaciones con 8 bytes en un sólo ciclo, algo que duplicaría la velocidad de los procesadores con 32 bits. Luego entra en juego la capacidad de gestionar más memoria RAM, pero de momento pocos terminales ofrecen más de 4gb.

Seguro que recuerdas la cantidad de años que pasaron hasta que los ordenadores con procesadores de 64 bits fueron un estándar, primero comenzaron llegando unidades muy caras pero hasta que la gama baja no comenzó a emplear este tipo de arquitectura podemos decir que esta tecnología no termino de aterrizar en las casas.

Qualcomm quiere poblar la gama baja con procesadores de 64 bits.

Pues Qualcomm podría tratar de llegar a este último punto y abaratar la tecnología puntera en el momento de su lanzamiento, justo lo contrario de lo que ha hecho Apple y el resto del sector al presentar una gran novedad. El Snapdragon 410 está pensado para aquellos terminales que comiencen su andadura comercial en $150 o incluso menos. Pero el Snapdragon 410 es algo más que 64 bits, supone la estandarización de algunas tecnologías que ahora mismo se encuentran en la gama alta caso de la conectividad 4G LTE gracias a un modem similar al empleado por la gama 800, la resolución 1080p gracias a la GPU Adreno 306 y el soporte para triple SIM y para cámaras de hasta 13 megapíxeles.

Hasta hace unos meses este plantel tecnológico estaba destinado a la gama alta pero a mediados del próximo año veremos cómo este tipo de especificaciones aterrizan en las gamas bajas, junto a los 64 bits, haciendo real la transición a esta arquitectura para las gamas altas, donde sí que podrán sacar provecho.

La gama de acceso, y no la alta, será la encargada de hacer despegar la tecnología de 64 bits en los móviles.

La llegada de la arquitectura de 64 bits a los móviles de gama baja tiene un objetivo, hacer que los desarrolladores de aplicaciones comiencen a adaptarlas a esta nueva manera de trabajar para que la gama alta pueda disfrutar de sus bondades cuanto antes. Para que esta gama vuelva a sorprender.

Ahora mismo los procesadores de 32 bits están siendo un lastre para que algunas compañías, como la propia Qualcomm o Samsung, que están viendo que no pueden mejorar sustancialmente sus terminales en esta locura por la cantidad de núcleos, de memoria RAM o de megapíxeles en las cámaras. Con la arquitectura de 64 bits esto se solucionaría y para Qualcomm el camino más rápido para que sea una realidad es colapsar las gamas bajas y poner los 64 bits en boca de los usuarios, que piensen que necesitan esta tecnología aunque probablemente no lleguen a apreciarla.

Hablar de conectividad 4G, 64 bits y grandes cámaras en terminales que cuesten unos 150 euros/dólares será habitual en menos de un año y lo que de verdad dará que hablar en ese mismo periodo de tiempo es lo que tengan que ofrecer los móviles de gama alta, ahí es donde puede estar la gran revolución de 2014.