Últimamente, cada noticia nueva que aparece sobre la NSA parece más grotesca que la anterior (algo que empieza a ser difícil de superar). Ahora conocemos que la Agencia de Seguridad estadounidense habría estado interceptando pedidos online de computadoras para instalarle algún tipo de spyware o hardware de vigilancia.

La noticia la conocemos gracias al periódico alemán Der Spiegel, quienes basándose en documentos internos de la NSA descubrieron que un grupo de élite (TAO), en colaboración con la CIA y el FBI, habrían estado secretamente interceptando pedidos de computadoras y accesorios para instalarle algún tipo de software o hardware de vigilancia.

Desviaban los pedidos a "talleres secretos"
En dicha publicación se afirma que el grupo TAO era capaz de desviar los pedidos a unos "talleres secretos" donde hacían secretamente todo el proceso, pudiendo tener, posteriormente, acceso remoto a los pedidos interceptados. Lo que no se detalla es si era un proceso aleatorio o si sólo se hacía a determinados pedidos de personas "sospechosas".

El los últimos meses hemos ido conociendo las prácticas de la Agencia de Seguridad estadounidense, entre las cuales se incluyeron espionaje a través de videojuegos online. Desde que Edward Snowden abrió la caja de Pandora, hemos ido poco a poco adentrándonos en el oscuro mundo de la NSA, el cual incluye espionaje masivo, a altos dirigentes, y ahora llega el "hackeo" de equipos.

Al parecer, los fabricantes desconocerían este tipo de prácticas, las cuales soportarían reinicios y formateos del sistema. Lo que está claro es que la NSA puede llegar más lejos de lo que pensamos y me pregunto que nos deparará el 2014 en este sentido. Lo que está claro es que Estados Unidos debe ser más transparente con este tipo de prácticas. Proteger la seguridad de los ciudadanos es una prioridad, pero, ¿a que coste? Da la sensación que con una mano levantan la bandera de la protección mientras con la otra "discretamente" hacen lo contrario.