La posibilidad de un móvil Nokia con sistema operativo Android puede sonar bizarra, sobre todo considerando los últimos giros de la compañía, sin embargo, todo apunta a que la finlandesa todavía se encuentra desarrollando un smartphone bajo esa plataforma, aunque su destino no sea claro. Desde hace unos meses dimos cuenta sobre algunos prototipos desarrollados con Foxconn corriendo sobre Android y ahora al parecer dicho proyecto se mantiene vivo, lo que no significa necesariamente que en algún punto vaya a ser comercializado.

En apariencia es virtualmente idéntico al Nokia Asha 501

Bajo el nombre clave de Normandy, el proyecto anteriormente conocido como Mountain View, se define de acuerdo con diversas fuentes reportadas por The Verge, como el posible siguiente paso para la trayectoria de su línea de gama baja, donde el móvil estaría corriendo con una versión especial de Android. El diseño del terminal, filtrado en noviembre por @evleaks es virtualmente idéntico al Nokia Asha 501, con la gama de colores distintiva de esa línea y aparentemente sin ningún botón para navegación. Sin embargo, según los reportes vinculados el móvil puede correr las apps más populares del sistema operativo de Google. Lo cierto es que el destino del proyecto Normandy es bastante difuso ahora; una vez que se cierren completamente las negociaciones de la unión entre Nokia y Microsoft no parece haber un lugar disponible para este modelo, y que el smartphone sea lanzado antes de todo ello parece poco factible.

Las fuentes anónimas citadas por The Verge señalan que en su momento el proyecto Normandy buscó ser una suerte equivalente de lo que es ahora la línea Asha pero con otro sistema operativo, y que supuestamente tiene proyectado su lanzamiento comercial para este 2014; sin embargo la certeza de la comercialización de este modelo se antoja poco probable. A final de cuentas sería un movimiento bastante extraño ponerse en competencia contra sí mismos, Windows Phone se muestra como un sistema operativo sólido y consolidado con Nokia; de manera que el proyecto Normandy parece más encaminado a terminar en el cajón de los cancelados, aunque tal vez haya alguna sorpresa más adelante.