Tenemos claro que desde hace ya unos dos años, Microsoft nos ha presentado muchos cambios significativos en su ecosistema más importante, el de su sistema operativo de escritorio. Windows, cambió de forma radical con la llegada de la versión llamada Windows 8, y aunque muchos disfrutaron y recibieron de brazos abierto el cambio (y me incluyo personalmente en este lote de "amantes" de Windows 8), muchos, muchísimos otros, no dieron la bienvenida a un cambio tan radical.

Pero entendemos a Microsoft y, principalmente en aquel entonces a Steven Sinofsky, quien por tres años presidió la división de Windows, por ende fue el responsable principal de dar este gran salto a algo nuevo y distinto. Los cambios para bien, siempre son buenos. El problema estuvo en que Windows 8 eran tan complejo para los usuarios menos experimentados, que supuso más molestias que bondades y el inmediato rechazo de muchos.

Windows 8, aunque "incomprendido", fue un cambio necesarioPor ello, con Windows 8.1 Microsoft trató de mejorar las cosas, unificando los dos ecosistemas de su sistema operativo (el lado "Metro" o "Modern UI", junto con el escritorio tradicional), permitiendo a las aplicaciones de parte y parte convivir en el mismo ecosistema, e incluso trayendo de regreso a ese Botón de inicio que tantos extrañaban.

Pero el regreso del infame botón no suponía el regreso del Menú Inicio, esa pestaña que durante tantos años se abrió al lado inferior-izquierdo de nuestra pantalla para mostrarnos, en una sencilla lista, todas las aplicaciones y utilidades que tenemos instadas en el computador. No, el botón solo nos lleva de nuevo al dashboard de Windows 8, pero parece que el menú inicio está próximo a regresar.

windows 8 gizmologia

Según nuevos reportes, que aún se mantienen como rumores pero que provienen de fuentes de peso en la materia como Paul Thurrott*, Microsoft trabaja en un proyecto denominado Threshold, que no es más que traer de vuelta el menú inicio "a quien lo desee", en la próxima gran actualización de sistema. Es decir, en Windows 8.2.

¿Acaso Microsoft no se decide?

Cuando Thurrott se refiere a que estaría disponible para "quien lo desee", se refiere a que, a diferencia del botón de inicio que apareció automáticamente al actualizar a Windows 8.1, el menú inicio podría ser activado, o no, a antojo del usuario del computador. Si la persona prefiere y disfruta más de usar aplicaciones tradicionales de escritorio, podría ser una función que ha estado anhelando desde que actualizó su sistema operativo.

Pero personalmente, pienso que con esta clase de cosas hay que ser un poco más ácido y cruel, por así decirlo. Si Microsoft incorporó estos cambios, creyendo en ellos, no debería retractarse de ellos. Una cosa es escuchar al consumidor, y complacer a su medida, y otra es cambiar completamente tu estrategia así porque sí.

Revivir estas funciones puede confundir más al usuario, y perjudicar el ecosistema de aplicacionesPero vamos, esto no es nada nuevo. Vimos como lo hicieron con Xbox One y su cambio radical de políticas luego de haber sido criticado severamente por los medios y expertos (en donde me incluyo). En el caso de Windows 8 deberían hacer más énfasis en su propuesta, porque funcionan, y es parte vital de su estrategia y nuevo ecosistema.

Además, ¿acaso al hacer esto no se podría dejar en segundo plano al ecosistema de aplicaciones para Modern UI? Sí, y salen perjudicados estos desarrolladores.

El cambio puede ser brusco para muchos, pero no es necesario traer de entre los muertos a funciones que ya habían quedado en el pasado, y no tienen cabida en la nueva estrategia o ecosistema del sistema operativo.

Por ahora, el regreso del menú inicio no es más que un rumor que suena con fuerza (como alguna vez lo fue el regreso del botón de inicio, y finalmente se cumplió), pero esperemos que se quede allí. No es necesario revivir esta característica que no cuadra con el nuevo Windows. El cambio, tarde o temprano, será adoptado, y nos olvidaremos de ese horror llamado Windows Vista.