Desde hace muchos años, la NASA y varios investigadores han considerado la posible existencia de océanos subterráneos en una de las lunas de Júpiter, y en una de las de Saturno. Hasta ahora, la posibilidad no se descartaba pero tampoco se ha confirmado; pero el más reciente descubrimiento del telescopio Hubble de la NASA muestra la presencia de fumarolas de vapor de agua en Europa, la "luna congelada" de Júpiter. ¿Es esta la confirmación de océanos bajo su corteza?

Si bien existía evidencia que apuntaba a la existencia de agua bajo la superficie europea (la luna y no el continente, por supuesto), el hecho de que existan geisers o fumarolas que "disparan" vapores de agua hacia su atmósfera es la evidencia definitiva para muchos, y ha sido capturada gracias al impresionante telescopio espacial Hubble de la NASA.

Pero, ¿por qué no había sido vista hasta hoy? La NASA confiesa que desde diciembre de 2012 habían obtenido algunas imágenes y evidencias de esto, y comenzaron a investigar, pero esta clase de descubrimientos no salen a la luz pública hasta que no han sido confirmados. Además, este vapor de agua nunca escapa de la atmósfera debido a que la gravedad de la luna lo impide.

¿Puede albergar vida Europa?

Existen algunas teorías que aseguran que Europa, uno de los satélites naturales de mayor tamaño del planeta Júpiter, podría incluso albergar vida, o al menos haberlo hecho en algún momento de su existencia, tomando en cuenta la posibilidad de que esta vida (que no serían seres razonables como nosotros, sino organismos de mínimas proporciones) habría llegado a Europa desde la Tierra (o Marte), una teoría muy curiosa y poco probable, pero que muchos científicos no descartan.

Jupiter Moons Monolith

Pero más allá de estas teorías que muchos podrían considerar que nacieron en cierto programa de televisión de cierto canal de "historia", la realidad es que de haber océanos en Europa estarían ubicados relativamente cerca de la superficie (las grietas superficiales de esta luna también apuntan a ello), lo que podría facilitar su hipotética extracción.

Sí, la NASA ya está considerando futuras investigaciones para estudiar la posibilidad de considerar a Europa una zona, o luna, habitable. ¿Ciencia-ficción? Quizás, pero cada vez estamos más cerca de considerar a la exploración espacial como una realidad más allá de las estaciones espaciales ubicadas en la órbita de la Tierra.

Según Lorenz Roth, jefe del equipo que descubrió las fumarolas:

La explicación más sencilla de la existencia de este vapor de agua es que proviene de esos océanos subterráneos que estamos seguros que existe bajo la superficie lunar. Si es así, quiere decir que en un futuro podremos investigar la composición química de esta agua y ver si se puede considerar habitable a Europa.

La ambición de la NASA en cuanto a esta materia comienza a lucir más que interesante.

👇 Más en Hipertextual