En el mundo de las grandes empresas existe una estrategia para conseguir la atención del cliente, un trato preferencial o precios más reducidos que consiste en meter miedo, en presionar ligeramente. Y esto es lo que podría estar sucediendo, Google presiona a Intel en un informe publicado en Bloomberg que avisa de la posibilidad de que Google podría estar trabajando en diseñar sus propios procesadores empleando la tecnología de ARM.

Liz Markman, portavoz de Google, se encargó de sembrar el pánico al afirmar que están trabajando en el diseño de la mejor infraestructura del mundo y que incluye tanto el diseño del hardware, a todos los niveles, como el de software. Markman se negó a confirmar si Google presiona a Intel al avisar del posible desarrollo de sus chips.

Rehacer la estructura de todos los servidores de Google no es algo que suceda de la noche a la mañana. Cambiar la arquitectura X86 por ARM no se consigue en una semana y diseñar desde cero el software encargado de la gestión no es gratis. De hecho, este movimiento se tornaría especialmente costoso y por eso parece más una estrategia de presión que un objetivo real a corto plazo. Eso sí, el beneficio no económico sería muy importante al tener el control total de la relación entre software y hardware, algo que funciona muy bien en los dispositivos móviles de Apple.

Estos chips basados en ARM dominan el sector de teléfonos móviles y tablets pero en el mundo de los servidores Intel tiene más del 95% de cuota de mercado. Y esta realidad sí que es muy difícil de cambiar aunque AMD haya anunciado que también comienza a trabajar con diseños basados en ARM para sus servidores.

Este movimiento supondría un golpe muy importante para Intel al ser Google el quinto cliente más importante para la compañía y que tendría en su parcela hasta el 4,3% de los ingresos totales. Los servidores de Google son los más importantes del mundo y ninguna compañía querría perderlo como cliente por eso Markman dejó bien claro que todo puede cambiar, en un sentido o en otro, y todavía no se ha tomado ninguna decisión. Lo que está claro es que Google está trabajando en centralizar muchas operaciones y esta sería la más radical.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.