El fabricante de neumáticos Continental no sólo se dedica a realizar este componente tan importante sino que tiene un completo y gigantesco departamento dedicado a la investigación de nuevas tecnologías, materiales de última generación y multitud de piezas que equipan todos nuestros coches. Por ello, acudimos hasta Hanóver, Alemania, el lugar donde se ubica la sede de Continental AG, para probar algunos de estos dispositivos.

El fabricante alemán estructura sus operaciones en cuatro pilares: neumáticos para turismos, para vehículos comerciales, Contitech y Continental Automotive Systems. Nosotros conocimos el trabajo realizado por estos cuatro departamentos en materia de innovación y tecnología que deberán integrar los coches del futuro.

Pensando en un la electricidad como el combustible del futuro

Continental

En Continental consideran que el futuro pasa por la electrificación y cuentan con prototipos que abarcan todas las necesidades. Desde configuraciones con baterías de 12V y 48V para que la función Start&Stop sea mucho más eficiente hasta mecánicas Full Hybrid, Plug-in Hybrid y 100% eléctricas.

Los responsables nos animaron a probar todas las configuraciones posibles en varios vehículos de pruebas totalmente modificados por Continental. En la marca tienen claro que no todo pasa por poner unas baterías de mayor capacidad sino en adaptar todos los componentes del vehículo a este tipo de configuración.

El 20% del consumo de gasolina de un coche lo producen los neumáticos.

Los modelos enchufables de Continental estrenan desde nuevos neumáticos especialmente diseñados para ser muy eficientes hasta nuevas unidades de control, bombas eléctricas para el agua, nuevos sensores para tener feedback en el pedal del acelerador, un convertidor/inversor de última generación y por supuesto, un motor eléctrico asociado a una nueva interfaz de control. Cambios necesarios para reducir las emisiones por debajo de los 40 gramos de CO2 por kilómetro y poder recorrer hasta 50 kilómetros en modo 100% eléctrico.

Continental

En el apartado totalmente eléctrico pudimos probar un Renault Fluence que no guarda muchas semejanzas con el modelo de producción. Aquí la dirección, baterías y todos los sistemas de control han sido mejorados para ser más eficientes y para ofrecer algo muy complicado de evaluar, las sensaciones al volante calcadas a las de un modelo convencional.

La importancia de la conectividad total

Continental

Si hay algo que tienen muy claro los responsables de Continental es que el futuro pasa también por la conectividad entre coche, smartphone y hasta asientos. Para conseguir este nivel de control los vehículos del futuro deberán estar cargados de sensores y de una conexión interna muy veloz. Las unidades de control en las que trabaja Continental permitirían realizar funciones que cuesta hasta imaginar.

Lo primero de todo es ofrecer conexión 4G LTE en el interior de los vehículos para que todos los pasajeros disfruten de la mayor velocidad posible. Un hotspot Wi-Fi haría las funciones de ofrecer esta conexión también al vehículo.

  • Controlar la presión de los neumáticos con el móvil
  • Tecnología NFC para abrir las puertas
  • Control del confort de los asientos
  • Interfaces de control por gestos
  • Capacidad para detectar la cantidad de atención que estamos prestando en función de la dirección de la mirada del conductor sobre la carretera
  • Diagnosis y revisiones de problemas eléctricos del coche desde casa
  • Información actualizada, de verdad, del tráfico
  • Nuevas cámaras de vigilancia y sensores para los dispositivos de seguridad

Conducción autónoma, una realidad para 2025

Continental

Numerosos fabricantes están trabajando en vehículos totalmente autónomos, caso de Google y Nissan, y Continental no podía ser menos. Durante nuestro viaje pudimos hablar con los ingenieros responsables de su primer prototipo de conducción autónoma y lo primero que nos dijeron fue la cantidad de sensores que lleva este vehículo.

En la zona frontal una cámara doble y tres radares de corta y larga distancia así como una dos microcámaras. En los laterales se encuentran 2 radares y en la parte posterior otra microcámara. En el interior se ha habilitado un espacio para todas las unidades de control, comunicaciones, estructuras redundantes en caso de fallos, etcétera.

El objetivo de Continental es que en 2016 puedan realizar pruebas a baja velocidad sobre escenarios simples de un modelo previo de su sistema para que en 2020 puedan realizar una prueba con su tecnología totalmente operativa. 2025 se reserva para el año en el que podría llegar la conducción autónoma real.

Si esto puede ver la luz algún día significaría la mayor reducción de siniestros de la historia, un objetivo ambicioso pero que confían en materializar.

Continental

Además de todos estos sistemas en Continental están trabajando en pequeñas mejoras como un lector de señales que avisa si estamos circulando en sentido contrario, unas suspensiones capaces de aislar casi todas las imperfecciones de la carretera, una bomba de frenado mucho mas eficaz y potente o incluso coches que pueden seguir a otros vehículos imitando sus movimientos.