luchar contra Amazon

Jeff Bezos en la presentación del Kindle Paperwhite (2012)

La llegada, hace unos cuantos años, de algunas empresas están llevando al desastre la gestión de los clásicos centros comerciales y grandes superficies. Amazon consiguió abaratar la lectura de libros, consiguió que pudiéramos leer mucho más gracias al Kindle y demostró que existe otra manera de hacer las cosas. Google renovó por completo el significado de la palabra buscador y de Apple poco más podemos decir que no sepas. Luchar contra Amazon, Google o Apple ha sido el objetivo de muchas empresas y siempre creen tener la razón aunque los números digan justo lo contrario.

El Corte Inglés, el principal grupo de distribución de España, y la Casa del Libro, una de las principales librerías españolas, han decidido unir fuerzas para luchar contra estas tres grandes compañías. Y la manera de hacerlo es igual de arcaica que su política de distribución.

Para luchar contra Amazon, Google y Apple, esta recién firmada alianza potenciará el acceso a los mismos ebooks (unos 100.000 títulos y 83.000 de ellos en castellano) y pelearán juntas contra las tres grandes compañías, tres empresas que han sabido ver la tendencia, que han sabido seducir a los usuarios, algo que El Corte Inglés y la Casa del Libro no han sabido hacer.

Luchar ofreciendo lo mismo no es luchar, es engañar.

El Corte Inglés venderá en sus tiendas los ereaders de La Casa del Libro por lo que, en lugar de desarrollar un buen lector de ebooks, han optado por no invertir dinero en crear un producto de verdad sino en vender lo que ya tienen. El resumen del plan podría ser el siguiente: juntamos las tiendas de libros y vendemos nuestros lectores en más sitios. Esto no es una estrategia, es lo mismo que poner una tirita a una fractura muy importante.

Si por el contrario hubieran unido fuerzas en crear un lector de ebooks realmente atractivo junto a una tienda unificada podrían haber tenido alguna opción, pero con un plan tan de los años 90, no parece que sus aspiraciones reales sean luchar contra Amazon, Google y Apple, sino contra sí mismos.

Lo que ha provocado esta alianza es que en Reino Unido el 90% del mercado de lectores digitales lo copan estas tres empresas, y de ese noventa, el 70% corresponde a Amazon. En Alemania han unido fuerzas Deutsche Telekom y las principales cadenas de librerías alemanas para lanzar un proyecto similar.

Un millón de ebooks contra cien mil. Aún les queda mucho camino por recorrer.

Unirse para luchar contra Amazon no vale de nada si no se presenta algo interesante a los lectores. Si lo único que tienen para ofrecer son libros y lectores poco van a hacer. Si no presentan algo novedoso que haga que los usuarios quieran su producto poco van a poder hacer. Y parece que su objetivo no es más que copiar ideas fuera de tiempo, sin imaginación y sin un plan de actuación claro.

A todo esto hay que unir que la transparencia no es uno de los puntos fuertes de estas dos compañías y para que os hagáis una idea, ninguna de ellas quiso confirmar los detalles de la participación en esta nueva sociedad. Además, tienen que luchar contra Amazon, que tiene algo más de un millón de libros y sobre todo, la sencillez y posición en el mercado de Kindle.

Ofrecer un lector de ebooks 20 euros más caro que el Kindle, 40 gramos más pesado y con unos tiempos de carga más abultados no es una lucha, no es competencia. Vale, el Tagus tiene una pantalla táctil, pero no es necesaria ni aporta algo revolucionario. Si lo que quieren vender es: recuerda somos El Corte Inglés y si tienes algún problema tenemos una tienda física ya no tiene valor, esto mismo lo ofrece Amazon por menos dinero y con una imagen de marca mucho más elaborada.