El sector del automóvil está viviendo una época de cambio, y los próximos años serán de transición hacia la movilidad eléctrica. Si bien es cierto que ya hay modelos eléctricos muy interesantes en el mercado, aún no pueden suponer una alternativa al vehículo convencional. Y aquí es donde entran los híbridos plug-in, la mejor manera, en mi opinión, de transformar un sector dependiente del petróleo en otro dependiente de la electricidad.

Llevamos muchos años con modelos híbridos, Toyota inició su gran apuesta por esta tecnología, pero poder recorrer tan sólo unos pocos kilómetros sin consumir carburante se antoja escaso. Fue el primer paso hacia la movilidad eléctrica, pero hay que evolucionar, y el siguiente escalón está en la llegada de los híbridos plug-in, modelos híbridos pero con autonomías de unos 50 kilómetros en modo 100% eléctrico.

La diferencia con respecto a los clásicos modelos híbridos es que los híbridos plug-in tienen que enchufarse a la red eléctrica para poder cargar al completo sus baterías. Una pequeña limitación que es la que te hará disfrutar de sus mayores ventajas.

Con este tipo de vehículos se puede recorrer una gran parte del trayecto diario medio sin gastar ni un sólo euro en gasolina con el añadido de no tener problemas de autonomía. Si te quedas sin capacidad en las baterías tienes un motor convencional para seguir circulando. El planteamiento por parte de los fabricantes es muy simple: ofrecer algunas ventajas de los coches eléctricos sin perder las que otorga un vehículo convencional.

Híbridos plug-in

El grupo VAG (formado por Audi, SEAT, Volkswagen, Skoda, Porsche, entre otros) será el conglomerado empresarial que apostará el año que viene con mayor decisión por la tecnología hybrid plug-in.

El primero del grupo VAG en llegar fue el Porsche Panamera S E-Hybrid, un modelo que puede recorrer 36 km en modo 100% eléctrico sino sobrepasas los 135 km/h de velocidad máxima, a partir de ahí entra en acción el propulsor térmico. El consumo medio para una bestia con 416 CV es de 3,1 litros a los 100. La carta de presentación es envidiable e impensable hace tan sólo un par de años. Pero ahora imagina que la tecnología invertida en esta berlina de lujo (114.000 euros) se traspasa a modelos más accesibles, como un Volkswagen Golf o un Audi A3.

En el caso del Golf Hybrid, que llegará el próximo año, estamos hablando de un conjunto con 204 CV de potencia resultantes de un motor gasolina con 150 y otro eléctrico con 54. Con las baterías totalmente cargadas podremos recorrer hasta 50 kilómetros sin emitir ni un gramo de CO2. El consumo medio homologado es de 1,5 litros cada 100 kilómetros. El precio será algo superior a un Golf GTI, no es un modelo de acceso a la marca pero sí a la tecnología.

Su hermano, el Audi A3 e-tron equipa la misma configuración mecánica por lo que las diferencias entre ambos serán a nivel de diseño exterior e interior y en calidades de los materiales empleados. El precio debería ser algo superior que el Golf Hybrid.

Todavía no se saben las fechas definitivas del lanzamiento de ambos modelos, pero será a lo largo del año que viene.

Híbridos plug-in

Por su parte, Toyota tiene en su catálogo dos modelos plug-in, el Prius y el Prius+, un modelo familiar del clásico icono de la revolución híbrida. Estos dos vehículos ya los puedes encontrar en los concesionarios.

El caso del Opel Ampera y del Chevrolet Volt ha sido algo diferente puesto que estos vehículos disfrutan de una configuración muy peculiar. Si en los híbridos plug-in de los que te he hablado el motor térmico no recarga directamente las baterías, en las opciones que presentó General Motors sí. El coche siempre se moverá empleando la energía almacenada en sus baterías y el motor térmico será el encargado de recargarlas. Es un concepto diferente que no ha tenido mucho éxito aunque con la llegada de los nuevos híbridos plug-in es probable que viva un segundo renacer puesto que en comparación, no dista mucho de la competencia.

Y para terminar este pequeño listado qué mejor que hacerlo con el Volvo V60 Plug-in Hybrid, un híbrido enchufable cuya particularidad es que emplea un motor diésel en lugar de uno alimentado con gasolina. Su configuración mecánica la conforman el bloque diesel D6 de 215 CV y otro eléctrico de 68 CV. El consumo será de 1,8 litros a los 100 y el precio rondará los 60.000 euros.

El ahorro es en gasolina pero también en el mantenimiento del vehículo

Híbridos plug-in

Pero el ahorro no está solamente en el menor uso de la gasolina para circular, sino que cuanto menos usemos el motor térmico más tiempo podrá pasar entre revisiones periódicas. Tendremos que tener varios contadores para acudir a la revisión. Por un lado el número de kilómetros que hagamos al motor térmico y por otro los realizados a la mecánica eléctrica. Además, el desgaste será menor y la duración de los bloques será algo mayor.

Además, el uso del motor eléctrico beneficia a la duración de elementos como las pastillas y los discos de frenos ya que la frenada regenerativa es un gran aliado. Emplear el motor eléctrico para que al frenar se recarguen parcialmente las baterías conlleva no gastar tanto los frenos y ganar en autonomía.

Piénsalo, ¿cuántos kilómetros recorres cada día? En multitud de casos hablamos de 50-60 kilómetros lo que supondría que el ahorro que disfrutarías en gasolina sería muy interesante y tan solo debes evaluar si te interesa invertir en la tecnología híbrida enchufable o no. Es cuestión de hacer números.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.