Sega Dreamcast

27 de noviembre de 1998 fue la fecha elegida para lanzarse la Sega Dreamcast, una videoconsola que ocupa un sitio especial en el corazón de muchos gamers. Prometía mucho cuando apareció en escena, pero la llegada de la PlayStation 2 y la mala gestión (que la compañía ya venía haciendo con las últimas videoconsolas) la acabó relegando al olvido.

Muchos factores hicieron que la esta videoconsola poco a poco fuera "desinflándose". Lo cierto es que en un primer momento presentaba muy buenos gráficos, un buen catálogo y (con matices) un hardware sorprendente. Los que tuvimos la "suerte" de tener una le guardamos un especial cariño y que sirva este artículo como un homenaje a tantas horas de diversión.

Hardware

Me encantaba el blanco nuclear que presentaba la consola, el cual con el paso del tiempo se iba volviendo más amarillo. El logo, una espiral que dependiendo de la región era de un color distinto, aparecía en la tapa al lado de un triángulo que se iluminaba cuando la encendías. Otra de las partes positivas era que se podían conectar 4 mandos a la vez sin necesidad de ningún accesorio.

La Memory Card con pantalla era poco útil, pero increíble Hablando de el mando, era uno de los puntos más controvertidos, ya que, como suele ocurrir, muchos usuarios lo amaban y otro tanto lo odiaban. Yo personalmente no tuve grandes problemas con él, no era tan cómodo con el futuro DualShock pero me gustaba más que el de la Nintendo 64. La disposición de los gatillos traseros hacía que a ciertas personas no les fuera cómodo accionar los botones (sobre todo el "Y").

De todos modos, si algo llamaba la atención era su Memory Card, llamada VMU (unidad de memoria visual), que como su nombre indica incorporaba una pequeña pantalla para minijuegos y utilizar fuera de tu casa. En mi opinión, se quedó en un guiño que realmente no ofrecía un uso muy espectacular, aunque recuerdo con especial cariño llevar conmigo los Chaos (unas pequeñas criaturas) que aparecían en el Sonic Adventure.

Catálogo

Dreamcast nos "regaló" algunos título que ya forman parte de la historia de los videojuegos. Recuerdo que la comprara junto con Soul Calibur, un juego que, 14 años después, me sigue llamando la atención por sus gráficos y su jugabilidad. Comparado con juegos de la generación anterior (como es lógico) hacía que te sintieras afortunado.

Shenmue provocó emociones que muchos no recordábamos desde Final Fantasy VII Realmente era una videoconsola con títulos muy divertidos, los cuales exprimían al máximo la posibilidad de jugar 4 personas al mismo tiempo. Es el caso de Powerstone, un juego de lucha (el cual me recuerda a Super Smash Bros) publicado por Capcom y que conseguía que te entretuvieses con tus amigos durante horas. Crazy Taxi era capaz de conseguir que incluso me gustase The Offspring y Virtua Tennis era un juego al que muchos ya estábamos enganchados en los salones recreativos, perdiendo un poco la magia cuando lo podías jugar todos los días.

El catálogo era bastante diverso, pero si tuviera que destacar un juego por encima de otros, ese sería Shenmue, un título exclusivo que recuerdo que cuando vi las primeras imágenes en una revista (no, nada de Internet) tuve que frotarme los ojos varias veces. Esta obra maestra venía firmada por Yu Suzuki, y sus 4 GD's nos situaban en Japón a finales de los años '80, donde el protagonista tiene que vengar la muerte de su padre.

Conecté por primera vez una consola a Internet con Chu Chu Rocket La libertad que planteaba este juego y su propuesta artística provocó emociones que muchos no recordábamos desde el lanzamiento de Final Fantasy VII para la PlayStation original. Desgraciadamente, no todo fueron buenas noticias: Sega, haciendo de las suyas, no tradujo el juego al castellano, algo que los jóvenes de la época no agradecimos mucho (algo que repetirían con la segunda parte).

Phantasy Star Online, Marvel Vs Capcom 2 o Jet Set Radio son una muestra del catálogo de juegos que tenía esta genial videoconsola. Como nota curiosa, recuerdo que la primera vez que me conecté a Internet en mi casa fue jugando al Chu Chu Rocket, pudiendo comprobar por primera vez como se las gastan los jugadores de otros países.

R.I.P.

Competencia, piratería y el pasado inestable de Sega, la acabaron rematando Muchos distribuidores le dieron la espalda a Sega tras las experiencias con los experimentos de los últimos modelos de Mega Drive y la Sega Saturn. Eso mezclado con la llegada de la PlayStation 2 y la piratería (no era necesario hacer nada para que funcionasen las copias) acabó ocasionando que rápidamente se descontinuara y la Dreamcast acabara aparcada en los cajones de muchas casas. Otro punto negativo era su fragilidad. Casi el 100% de las personas que conozco que tuvieron una acabaron teniendo problemas con el lector, algo que a mi me sucedió en 2 ocasiones.

De todos modos, nadie cuestiona la importancia de esta videoconsola y su legado a la historia de los videojuegos. Supuso el fin de Sega, tal y como la conocíamos, y nos llevó un paso adelante (en muchos aspectos) hacia una nueva generación con: mejores gráficos, conectividad y un hardware muy especial. Feliz aniversario Sega Dreamcast, allá donde quiera que estés.