Microsoft

Hay un dicho que dice "en la guerra y en el amor, todo vale", algo que también podría aplicarse en el mundo de la publicidad. Microsoft acaba de lanzar una campaña enfocada en hacer daño a Google, más en concreto a su famoso servicio de correo electrónico: Gmail. Aprovechando el escándalo de la NSA y la creciente preocupación de los usuarios por su seguridad, intentan conseguir que los usuarios migren de la plataforma de la competencia a la propia: Outlook.

El dominio que han elegido para la página web ya lo dice todo: "keepyouremailprivate.com" (mantén tu correo electrónico privado). La estrategia de Microsoft para "promocionar" Outlook se basa en esta ocasión en atacar directamente a Gmail alegando que es un servicio inseguro. En un vídeo creado para esta campaña, Microsoft toca ciertos puntos sensibles: trabajo, niños, etc.

Además de la web y el vídeo, Microsoft va mucho más allá y ha creado una petición online para recoger 200.000 firmas, las cuales servirían para "decirle a Google" que paren "acceder a tu email para vender anuncios". Por si fuera poco, en la misma página también se incluye un traductor de inglés a "pig latin", un juego de palabras utilizado en inglés que cambia el orden de las palabras.

Oportunismo: nivel experto

Que Google "analiza" palabras clave de tus correos para mostrarte un tipo de publicidad es algo que ya sabemos desde hace años. En un servicio gratuito, si no estás de acuerdo con estas prácticas o con el "precio que hay que pagar", la solución es muy sencilla: dejar de usarlo.

No es la primera vez que Microsoft hace una campaña en contra de Gmail. De hecho, en ALT1040 hemos recogido varias a lo largo de los años: una a mediados de julio del 2011 en la que se promocionaba Office 365 y otra a principios de este año que llevaba el nombre de Scroogled.

Microsoft aprovecha el clima de preocupación por el espionaje de la NSA, para lanzar otro gancho directo a uno de sus principales competidores. Personalmente, me parece un truco oportunista y que busca atraer usuarios a su servicio no por méritos propios, sino por difamar a la competencia. Vivir en un mundo en el que todo es genial y nada cuesta nada es una utopía, si no te gusta Gmail y su modelo de negocio, nada te retiene.