El mundo de los videojuegos sin lugar no sería lo mismo sin personas tan importantes y que trajeron tantas novedades y mejoras como John Carmack, quien fundó hace 22 años la emblemática empresa id Software, que dio vida a franquicias tan importantes en la industria como Doom y Quake, además de traer de la mano mucho más que "solo juegos", incluyendo motores gráficos innovadores y grandes avances tecnológicos.

John Carmack anunció hace un par de meses, como todo un visionario que es, que apostaría por una pequeña compañía con gran ambición, dado que desde su inicio siempre creyó en su proyecto. Oculus VR era el nombre de esta empresa, a la que Carmack se unió como CTO (responsable de tecnología) luego de apoyar su campaña desde que iniciaron su aventura en Kickstarter.

Carmack, como buen visionario, apuesta siempre por la innovación y el futuroEl principal producto de esta empresa ya es conocido a nivel mundial tanto por desarrolladores como por el público, incluso cuando aún no existe un modelo comercial (solo uno para desarrollo). Las gafas de realidad virtual Oculus Rift llegaron con gran ambición y presentando al mundo una forma de disfrutar videojuegos con realidad virtual que nunca había visto, y John Carmack desde siempre lo ha visto así, considera las Oculus Rift como parte importante del futuro de los videojuegos, y no podría tener más razón.

Es así, como luego de 22 años en id Software, hoy John Carmack renuncia a la empresa que fundó para dedicarse a Oculus VR a tiempo completo, un cambio que muchos nunca imaginamos que sucedería, pero que seguro traerá grandes resultados.

Como anuncia el mismo icono de la industria de los vidoejuegos, la razón de su renuncia no ha sido otra que la falta de tiempo para dedicarse como quería a ambas empresas. Carmack deseaba mantenerse como asesor técnico y de innovación en id Software, pero "no ha funcionado", por lo que ha decidido dedicarse completamente a sus ambiciosos planes en Oculus VR, como responsable de tecnología, y con proyectos que incluso incluyen una versión de las Rift autónoma funcionando a base del sistema operativo Android.

Oculus-Rift

Así que, aunque es una triste noticia para los fanáticos de los vidoejuegos y seguidores del trabajo de Carmack (especialmente dado que sin él, los FPS no serían lo que son hoy en día), por otro lado es una buena noticia conocer que este creativo y experto se dedicará a lo que mejor sabe hacer: innovar.

Tengo mucha, muchísima curiosidad por presenciar el trabajo de Carmack en Oculus VR a corto y mediano plazo. Estoy seguro que en los próximos años disfrutaremos de los videojuegos de formas que nunca antes imaginamos, gracias a tecnologías e iniciativas como lo que hace este equipo aprovechando la realidad virtual.