La nueva misión de la Estación Espacial Internacional ya ha comenzado su periplo. La expedición 38 partió a las 11:14 p.m (hora local) del cosmódromo de Baikonur, conocido por ser la instalación más grande y antigua utilizada para lanzamientos espaciales.

Hace tan solo unos minutos, la nave Soyuz se acoplaba a la Estación Espacial Internacional, un proceso conocido como docking, etapa clave que permite que los astronautas puedan llegar a la ISS sin problemas. Como os explicamos en este post sobre viajes espaciales, desde el fin del programa de los transbordadores espaciales, la nave Soyuz es la encargada de transportar las misiones tripuladas.

Esta es la primera vez desde 2009 que nueve astronautas convivirán juntos unos días en la Estación Espacial Internacional, sin contar con el programa de transbordadores espaciales, como explican desde la NASA. Ello se debe a que los cosmonautas de la expedición 37 reciben hoy a tres nuevos astronautas, pertenecientes a la misión 38: Mikhail Tyurin, Koichi Wakata y Rick Mastracchio.

La antorcha olímpica también viaja al espacio

El viaje de la expedición 38 a la Estación Espacial Internacional ha resultado realmente peculiar. Y no precisamente por las características de la misión. Los nuevos tripulantes de la ISS, que permanecerán en el espacio hasta mayo de 2014, traen consigo un invitado especial: la antorcha olímpica, que marcará el inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014, también conocerá las instalaciones de la Estación Espacial Internacional.

ISS Soyuz
Esta, sin embargo, no es la primera vez que la llama olímpica emprende un viaje al espacio.

En 1996, el programa estadounidense de los transbordadores espaciales llevó la antorcha al espacio, en conmemoración de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1996.

En aquella ocasión, la llama no vivió un auténtico paseo por el espacio, como sí sucederá en esta ocasión.

Sin duda, la antorcha olímpica de Sochi ha viajado mucho, ya que en los últimos tiempos ha recorrido más de 65.000 kilómetros en varios medios de transporte: coche, avión, tren e incluso un trineo de renos. Su paseo por el espacio completa ahora la lista de curiosidades que rodean a la llama, a pesar de que permanecerá apagada en el espacio para no consumir oxígeno.

Para completar el trabajo de la misión 37, que llegará a la Tierra este domingo, el broche de la antorcha olímpica es sin duda un buen final. Serán ellos los que transporten la llama de vuelta a casa, ya que servirá para dar el pistoletazo de inicio de los próximos Juegos Olímpicos el 7 de febrero de 2014. Mientras tanto, los astronautas de la misión 38 seguirán con su trabajo en la Estación Espacial Internacional hasta el próximo mes de mayo.