Coincidiendo con el estreno de Gravity en los cines hace algunas semanas, dedicamos unos minutos a repasar algunas películas imprescindibles sobre astronautas, una lista de películas míticas entre las que encontrábamos "2001: A Space Odyssey" de Kubrick o "Solaris" de Tarkovski. Aprovechando que llega el fin de semana, creo que puede ser un buen momento para volver a hablar de cine porque, precisamente, contamos con algo más de tiempo con el que disfrutar del séptimo arte (a ser posible, en buena compañía).

Recogiendo el testigo de las películas sobre astronautas, creo que vale la pena caminar por la senda de la ciencia-ficción y mirar hacia atrás en el tiempo para recordar los grandes clásicos. Si bien sagas como las de Star Trek o Star Wars podrían ser consideradas, hoy en día, como clásicos de la ciencia-ficción que todo el mundo debería ver.

Seguro que también nos vienen a la cabeza son Blade Runner, Alien; sin embargo, vamos a dejar a un lado estas enormes sagas para buscar otros grandes clásicos que todo aficionado a la ciencia ficción debería ver (y aprovechar el fin de semana para hacerlo).

Invasion of the Body Snatchers (1956)

Invasion of the Body Snatchers es una película dirigida por el gran Don Siegel (director muy conocido por sus colaboraciones con Clint Eastwood, por ejemplo "Dirty Harry") en el año 1956; una cinta que nos presentaba una invasión extraterrestre a la Tierra que se había materializado en forma de unas esporas de las que surgían unas vainas de las que brotaban copias de seres humanos.

El objetivo de estos extraterrestres era la invasión del planeta mediante la sustitución de los seres humanos por estas copias carentes de sentimientos, un plan en el que se ve inmerso el joven doctor Miles Bennel que descubre cómo están siendo sustituidos los ciudadanos del apacible pueblo de Santa Mira.

Además de ser un clásico de la ciencia-ficción, "Invasion of the Body Snatchers" encerraba tras de sí un profundo significado político. La película se rodó en plena guerra fría y, por tanto, en plena paranoia estadounidense del miedo a la Unión Soviética. La caza de brujas en busca de comunistas estaban en pleno auge; un ambiente de tensión y desconfianza que se reflejó en una película en la que los protagonistas desconfiaban de sus vecinos porque, quizás, podrían formar parte de esos invasores extraterrestres.

The Day the Earth Stood Still (1951)

The Day the Earth Stood Still es un clásico del año 1951 que, seguramente, nos resulte familiar por el remake que se estrenó en el año 2008 con Keanu Reeves y Jennifer Connelly como protagonistas. Ultimátum a la Tierra, que es como se conoce a esta película en España (en Venezuela, por ejemplo, el título se tradujo a "El día que la Tierra se detuvo") fue dirigida por Robert Wise (responsable de "Sound of Music", "West Side Story" o la primera de las películas de Star Trek) apoyándose en un guión que, a su vez, estaba basado en un cortometraje de ciencia-ficción y dio como resultado una de las películas con mayor impacto del género de la época dorada del cine de Hollywood.

A diferencia del resto de películas de invasiones extraterrestres de la época, "The Day the Earth Stood Still" es una película con mensaje pacifista aunque, eso sí, el arranque de la misma es un OVNI que aparece por los cielos de Washington D.C. y el Ejército de Estados Unidos se prepara (como no) para disparar en caso necesario. Cuando la nave aterriza salen de ella un extraterrestre (Klaatu) y un gran robot (llamado Gort) que, al sacar una sonda que parecía un arma, pone nerviosos a los soldados y uno de ellos dispara al visitante (a lo que el robot responde "fulminando" todas sus armas).

Klaatu pide hablar con los líderes mundiales para hacerles ver un mensaje de gran importancia pero no consigue que estos se reúnan a pesar que su misión es que los habitantes del planeta se destruyan entre sí con las temidas armas nucleares (otra píldora relacionada con la guerra fría).

The Blob (1958)

The Blob, también conocida como "La Masa Devoradora", es una película del año 1958 protagonizada por Steve McQueen (fue su debut en el mundo del cine) que se hizo muy popular entre los espectadores de Estados Unidos, sobre todo los de los famosos auto-cines de la época.

La película nos presentaba una invasión extraterrestre que llegaba oculta en un meteorito y transportaba una sustancia viscosa que, en realidad, era una criatura viviente. La masa extraterrestre resulta ser hostil y devora por completo a un campesino del pueblo (en el que también vive Steve McQueen) y al médico y la enfermera que intentan atender a la primera víctima del extraterrestre. A la vez que va engullendo humanos, la masa va creciendo, llegándose a colar en un cine (una de las escenas míticas de la cinta) donde se hace aún más grande.

"The Blob" es una de las primeras cintas de ciencia-ficción que vi durante mi infancia, una película de la que guardo un grato recuerdo, sobre todo de su escena final intentando plantear una segunda parte o una especie de final abierto.

THX 1138 (1971)

THX 1138 es una película bastante singular, el primer largometraje dirigido por George Lucas. La película fue rodada en 1969 pero no fue estrenada hasta 1971 y nos llevó a una realidad distópica en la que Robert Duvall y Donald Pleasence encarnaban los papeles protagonistas.

THX 1138 nos transporta a una realidad en la que la humanidad vive en un ambiente sacado del universo de George Orwell, todo está controlado. Para mantener este régimen, los habitantes de las ciudades viven a base de sedantes que sirven para alienar a la población y hacer que rindan más en el trabajo que realizan. Los ciudadanos solamente tienen dos funciones (trabajar y consumir) y el Estado se ha auto-convertido en una especie de religión donde se considera inmoral cualquier cosa que vaya en contra del trabajo o del consumo.

Un entorno opresivo en el que el protagonista, THX, debe emprender una épica huida al escaparse de la celda en la que se ve recluido por violar las normas fundamentales de esta sociedad consumista.

Trabajar y consumir son los dos motores de la sociedad que dibujaba George Lucas en THX 1138, dos factores que, quizás, no están tan alejados de la sociedad de consumo en la que vivimos, ¿verdad?

Metrópolis (1927)

Metrópolis es una película de 1927 dirigida por el maestro Fritz Lang que también se encargó de escribir el guión junto a su esposa (Thea von Harbou) que fue la autora de la novela en la que se basa la cinta. Esta película, junto a otras obras de arte y documentos, forman parte de una selección muy especial catalogada por la UNESCO como la Memoria del Mundo; una cinta mítica que nos traslada a una megalópolis del siglo XXI.

En el año 2026, Metrópolis es una gran ciudad en la que la sociedad vive dividida en dos grupos enfrentados. Por un lado, la élite de propietarios y pensadores que vive en la superficie de la ciudad y explota a los trabajadores que viven en un mundo subterráneo y donde tienen como cometido trabajar para la casta superior. En esta lucha de clases del siglo XXI, un robot se encargará de incitar a los obreros para que se encaminen hacia una revolución que, en cierta medida, retrata retazos de la lucha de clases del Marxismo.

Close Encounters of the Third Kind (1977)

Close Encounters of the Third Kind, titulada en España como "Encuentros en la Tercera Fase", es una película de 1977 dirigida por Steven Spielberg, con banda sonora de John Williams y protagonizada por Richard Dreyfuss y el gran François Truffaut.

La cinta une la historia de Roy Neary, un reparador de líneas eléctricas de Indiana, que sufre un encuentro con un OVNI que cambia su vida por completo. Su historia es conocida por el Gobierno de Estados Unios ya que éste gestiona un equipo de investigación a nivel nacional que está tras la pista de varias apariciones de aviones de la Segunda Guerra Mundial que habían desaparecido sin dejar rastro hacía 30 años e, incluso, un barco perdido en el Triángulo de las Bermudas que aparece, como si nada, en el desierto de Gobi.

Todas las pistas, al final, terminan conduciendo a los investigadores hacia un encuentro con los extraterrestres que, hoy en día, forma parte de la memoria de la historia del cine.