¿Puede BBM arrebatar el trono a WhatsApp?

La verdad es que esta semana está siendo bastante intensa en cuanto al mundo de la tecnología se refiere. Además de la keynote de Apple y el Nokia World 2013, que han centrado gran parte de las noticias de la semana; en el terreno de la mensajería instantánea, WhatsApp anunciaba otro de sus grandes récords: 350 millones de usuarios activos cada mes.

El dato lo reveló Jan Koum, CEO de WhatsApp, durante la Nokia World 2013; un dato especialmente relevante si tenemos en cuenta que, el pasado mes de agosto, el servicio de mensajería móvil anunciaba que manejaba 300 millones de usuarios al mes. Dicho de otra forma, en algo menos de 3 meses, WhatsApp ha crecido en 50 millones de usuarios activos y, evidentemente, esto es una buena muestra del calado que tiene este servicio entre los usuarios de dispositivos móviles y su clara posición de dominio.

El segmento de la mensajería móvil está cada vez más saturado.

El segmento de la mensajería móvil está, en mi opinión, extremadamente saturado y cada vez encontramos más actores que compiten entre sí. Las operadoras han hecho su intento (Libon o Joyn), Facebook también está presente, de Japón llegó Line y WeChat está pisando muy fuerte también. Sin embargo, esta semana ha entrado un nuevo actor en la escena, la gran apuesta de BlackBerry por potenciar su faceta como empresa de servicios: BBM para Android e iOS.

Teniendo en cuenta que BlackBerry está bastante tocada y anda en un nuevo proceso de reinvención (por no decir que está en una crisis profunda que obliga a reestructurar la empresa por completo para enfocarla, únicamente, en el segmento profesional), el lanzamiento de BBM para iOS y Android esta semana creo que BBM ha sido un gran soplo de aire fresco para el saturado segmento de la mensajería móvil.

WhatsApp debería mirar atrás de vez en cuando

Es muy complicado negar que WhatsApp domina su segmento y, de hecho, a pesar de las protestas de los usuarios porque el servicio pasó a ser de pago, al final la gran mayoría ha terminado pagando los 0,99 euros de coste anual del servicio para seguir "ahorrando en SMS". La realidad es así, las operadoras han visto cómo los servicios de mensajería instantánea han recortado sus ingresos por SMS y, de hecho, para muchos usuarios el SMS es un servicio destinado a recibir "notificaciones oficiales"; un cambio de paradigma en el que WhatsApp vive montado en la cresta de la ola.

Sin embargo, a pesar de su fuerte posición de dominio, WhatsApp tiene ante sí varios retos que debería solventar si quiere mantener su posición. En un sector tan cambiante como el tecnológico, la fama puede llegar a ser muy efímera y es algo que hemos visto con servicios que, por no innovar o mejorar, han ido desapareciendo o han quedado relegados a un segundo plano.

WeChat pisa con mucha fuerza y, hace un par de meses, anunciaba 235 millones de usuarios pero, en mi opinión, BBM podría ser ese sprinter que haga temblar a WhatsApp. Quizás lo que estoy diciendo pueda parecer descabellado y BBM esté, simplemente, en esa "fase de novedad" que provoca un aluvión de altas en las primeras semanas de lanzamiento del servicio; sin embargo, los 10 millones de descargas en sus primeras 24 horas son un dato a tener muy en cuenta y nos hacen pensar en un futuro muy esperanzador para esta aventura de BlackBerry.

WhatsApp tiene un grave problema con la seguridad; concretamente, con su poca preocupación por la seguridad. Sí, es el servicio de mensajería instantánea más utilizado por los usuarios, sus aplicaciones están entre las más descargadas y, a pesar del revuelo, el cambio de política (y comenzar a cobrar el servicio) les salió bien; pero, aún así, sigue siendo un servicio inseguro.

WhatsApp tiene un problema: su poca preocupación por la seguridad.

El foco que tiene BlackBerry en la seguridad, y que está presente en BBM, es el contrapunto que este segmento necesitaba. WhatsApp "abusa" de su dominio y vive una cierta tranquilidad; seguramente realizará ajustes en su protocolo para salir del paso del último escándalo pero, aún así, deberían mirar a actores como BBM con cierto miedo y, quizás, como un modelo de referencia. BBM está sustentado sobre una infraestructura que, por ejemplo, está certificada para operar con el Gobierno de Estados Unidos, ha sido sometida a auditorías de Gobiernos; sin embargo, ¿tenemos alguna información sobre las infraestructuras de WhatsApp? Lo inquietante es que, aún así, la gente comparte contraseñas y datos sensibles además de fotos y vídeos que pueden llegar a ser bastante comprometidos.

¿A dónde quiero ir con esto? Afortunadamente, cada vez somos más exigentes con la seguridad de nuestra información y, por tanto, apostamos por servicios que aseguren el secreto de nuestras comunicaciones y un tratamiento seguro de la información. El segmento de la mensajería móvil está tan saturado que es muy fácil cambiar de servicio o, incluso, usar más de un servicio a la vez; por tanto, marcar la diferencia cada vez es más importante.

WhatsApp está siendo muy continuista en su estrategia de servicios y presenta grandes carencias en lo relativo a la seguridad; si el servicio no pone remedio a esto y otro actor, como BBM, termina marcando la diferencia, el reinado de WhatsApp podría llegar a tambalearse y, para evitarlo, no les vendría mal echar la vista atrás y mirar quiénes le siguen en esta carrera de fondo y están dispuesto a pegar el gran sprint.

hazte socio

Recomendados