GoDaddy

Las operaciones de adquisición de empresas, normalmente, suelen responder a objetivos como incorporar talento en tu compañía o bien ampliar tu cartera de negocio (incorporando los de la empresa adquirida). Hace tiempo que en el mundo del hosting y el registro de dominios, el controvertido GoDaddy está llevando a cabo un ambicioso plan de adquisiciones de empresas, precisamente, con el objetivo de incorporar talento y ampliar su cartera de negocio; unas operaciones de compra que, en los últimos 15 meses, se ha materializado en la compra de 6 compañías. ¿La última? Hoy mismo GoDaddy ha anunciado la compra de Media Temple, una de las mejores empresas de hosting de la red (y la referencia para muchos profesionales del mundo web).

GoDaddy, en términos generales, siempre ha sido una empresa que ha rozado lo "chapucero" en cuanto a gestión de servicios y clientes; una empresa que para muchos es considerada uno de los peores proveedores de hosting que se pueden encontrar en el mercado. Sin embargo, en los últimos meses, la compañía está atravesando por una especie de "renacimiento" en la que parecen estar reorientando el rumbo de la compañía.

Evidentemente, que Media Temple haya sido comprada por GoDaddy para muchos puede ser algo preocupante (GoDaddy no es que sea un buen hosting y, en vez de arreglarlo, compra uno que sí que funciona en condiciones). El público objetivo de Media Temple siempre ha sido de corte profesional; su catálogo de servicios estaba modelado con productos premium orientados a desarrolladores, resellers, pequeñas empresas de desarrollo y diseñadores, un público objetivo que dista un poco con el perfil medio de GoDaddy y su forma de hacer las cosas.

Por chocante que pueda parecer, la operación de Media Temple beneficia a ambas compañías, sobre todo a la propia Media Temple. GoDaddy es una inyección de capital en Media Temple, es decir, aporta recursos con los que la empresa podrá crecer y desarrollar su negocio. Además, Media Temple seguirá operando de manera independiente y los empleados de la compañía no se integrarán directamente en GoDaddy (lo cual tranquilizará bastante a los más de 125.000 clientes de Media Temple que alojan en el servicio alrededor de 1,5 millones de sitios web).

Con esta compra, GoDaddy integra en su cartera de negocio un servicio premium de calidad y una marca de peso en la red, dos valores que sería contraproducente cambiar o alterar por el mero hecho de añadir la marca "GoDaddy" a todo. De hecho, con esta adquisición, GoDaddy podría aprender muchas cosas que aporten valor a sus clientes habituales; adoptar pautas, metodologías y modelos de gestión con cierto grado de madurez y excelencia que podrían mejorar lo que actualmente ofrece GoDaddy a sus clientes (y eso sí que sería también algo muy bueno).

No creo que haya muchas empresas de hosting que puedan competir con Media Temple, pocas pueden presumir de tener como clientes a empresas como Sony, NBC, The Wall Street Journal, Starbucks, Vogue y Volkswagen; un valor diferencial que GoDaddy ha visto y que puede aportar mucho valor a la transformación del negocio que han puesto en marcha.

¿Qué podemos esperar de este tándem? En un corto plazo, GoDaddy y Media Temple van a seguir funcionando por separado, tanto a nivel funcional como organizativo (personal, sistemas, infraestructuras, etc). De todas formas, no creo que sea descabellado pensar que, en un medio plazo, veamos a GoDaddy con una "oferta profesional" (destinada a empresas y desarrolladores) bajo el paraguas de Media Temple o que deriven a esta marca/filial a sus clientes profesionales.