Después de haber asistido a la presentación internacional del Citroën C4 Picasso no quisimos perder la oportunidad de probar, en un entorno único, a su hermano mayor: el Citroën Grand C4 Picasso. Bajo el paraguas de Alemania y Austria pudimos recorrer unos 500 kilómetros y comprobar las bondades del nuevo motor Blue HDI, la nueva caja de cambios automatica con seis relaciones y las aplicaciones disponibles para el sistema multimedia.

Para poneos en situación, el Grand C4 Picasso es una ligera ampliación, de apenas de 16 centímetros de longitud, con respecto a su hermano pequeño, pero que ha hecho posible la adición de una tercera fila de asientos totalmente funcional. De esta manera el comprador de este modelo tendrá una mayor capacidad en todos los sentidos: habitabilidad y espacio interior.

Grand C4 Picasso, estética y clasificación

Cuando nos desplazamos hasta Lisboa, Portugal, para probar el C4 Picasso intuímos que no estábamos ante un monovolúmen convencional sino ante un vehículo que va a sentar las bases de lo que debe ser un MPV tecnológico y eficiente. Y así es.

Pero me surgía una duda: ¿el Grand C4 Picasso es un modelo perteneciente a la gama C o a la DS? Los responsables de producto y diseño del vehículo nos explicaron que la gama Picasso se sitúa como una tercera línea capaz de combinar la sencillez y el diseño de la línea C con los materiales y la dotación tecnológica de la DS. La apuesta no era fácil pero el resultado no podría haber sido mejor.

Las diferencias entre ambos C4 Picasso son muy pequeñas. Si damos un vistazo al exterior llama la atención la zona posterior, con una caída del pilar C algo más vertical, zona rematada por unos nuevos faros con efecto 3D e iluminación LED y nuevos apliques cromáticos en la zaga. La vista lateral es donde se puede apreciar un mayor cambio y en la delantera tan solo se ha modificado la línea cromada que une el logo con los faros, que ahora es más larga.

En el interior, y en materia tecnológica, te servirá la primera parte de la prueba de esta gama porque no hay cambios más que los relativos a la tercera fila de asientos, fácil, muy fácil de desplegar y con una anchura suficiente para que personas de cualquier condición física puedan viajar con relativa comodidad. De hecho, en el Grand C4 Picasso notarás que la segunda fila de asientos tiene tres butacas del mismo tamaño, igual que su hermano pequeño.

Otro detalle de importancia es que esta segunda fila puede desplazarse longitudinalmente 15 centímetros para añadir espacio de carga o dar una mayor amplitud a la tercera fila.

No obstante, en Portugal no pudimos comprobar el funcionamiento de las aplicaciones instaladas en el equipo multimedia, algo que en esta presentación hemos podido realizar

¿Un automóvil conectado a internet es mejor?

Si, rotúndamente si. Las unidades del Grand C4 Picasso que pudimos poner a prueba estaban equipadas con esta opción, aunque a España tardará unos meses en llegar y probablemente no lo veamos hasta la próxima primavera.

Un pen-drive 3G es el encargado de dotar al Grand C4 Picasso de una libertad nunca vista en un modelo de su categoría. A través del boton dedicado al acceso a internet entramos en la lista de aplicaciones disponibles entre las que se encuentran Coyote, información del tráfico gracias a Michelin y un buscador de gasolineras con los precios actualizados.

Además, estas aplicaciones pueden mostrarse a la vez gracias a un sistema de cuadrícula aunque lo más interesante es que pueden ejecutarse en segundo plano sin que se vea mermada la velocidad general del dispositivo, que de por sí no es especialmente veloz.

De esta manera, Coyote nos informa en tiempo real de posibles radares o perturbaciones en la carretera mientras seguimos las instrucciones del navegador. Algo que nos resultó de gran utilidad en zonas de obra y tráfico denso.

Los responsables del Grand C4 Picasso allí presentes nos adelantaron que el sistema de aplicaciones no es "cerrado" sino que admiten aplicaciones externas previo paso por Citroën para evaluar su correcto funcionamiento, ausencia de errores, etcétera. Aquí es donde se abre una abanico completamente diferente y cuando podemos responder con rotundidad a la pregunta inicial: un coche conectado a internet es mejor porque ofrece mayores posibilidades.

En España no sabemos el precio del servicio y no hay estimaciones acerca del mismo. En Francia el coste el primer año es de 379 euros y los siguientes 139€. Algo caro y que hará que muchos se piense mucho el gasto, aunque recomiendo probarlo antes de juzgarlo por el precio.

Blue HDI y Adblue

Además de probar el nuevo Grand C4 Picasso, pudimos tener una toma de contacto con el nuevo motor Blue HDI con 150 caballos que eroga unas prestaciones y un consumo de combustible muy contenido: 4,2 litros si lo escogemos con la caja de cambios manual con 6 marchas o 4,5 si optamos por la nueva automática con convertidor de par.

Más allá de la ficha técnica hay que hablar de tecnología. El motor Blue HDI es el primero de su categoría en reducir las emisiones de NOX en un 90% gracias al empleo de un nuevo catalizador. Este dispositivo, junto al Adblue (urea) consiguen reducir las emisiones contaminantes casi al mínimo y por supuesto, es compatible con la norma Euro VI. Como digo, es el primer motor equipado en un coche que cuenta con esta tecnología en su interior. El entusiasmo de los responsables por este pequeño hito fue muy grande.

El recorrido que hicimos con este propulsor fue de unos 500 kilómetros y lo que tengo que destacar por encima de las prestaciones y el consumo es la nula sonoridad y el imperceptible sistema Stop&start. Habrá situaciones en las que dudes, siendo un motor diésel, si está encendido o no.

Una nueva caja de cambios automática decente, por fin

Ya era hora que Citroën tuviera una caja de cambiod automática que no nos hiciera odiar nuestro coche. Con esta nueva transmisión por convertidor de par y seis relaciones el comportamiento es excelente. Rápida en el paso de una marcha a otra, tanto al subir como al bajar, y muy suave en su funcionamiento. Además, el espacio entre los asientos que se queda libre al eliminar la caja manual y la incorporación de levas en el volante son dos ventajas que deberían ser vitales a la hora de optar por ella.

Las previsiones de los responsables eran que una pequeña porción de los posibles compradores del Grand C4 Picasso optará por este tipo de transmisión. Una lástima porque cambia radicalmente el concepto que muchos tienen de la anterior caja automática de la marca.

Visión 360 grados y multitud de ayudas a la conducción

El slogan publicitario de Citroën para el Grand C4 Picasso y su hermano menor es muy simple: Tecnospace. Es decir, la unión de una gran habitabilidad y modularidad con una dotación tecnológica sin igual. Desde el control de crucero activo con medición del tiempo con respecto al vehículo situado inmediatamente delante de nosotros hasta el aparcamiento automático. Una serie de delicatessens que hacen al Grand C4 Picasso parecerse más a un DS que a un C.

De hecho, un sistema que se está poniendo de moda es la visión 360 grados para que veamos todo lo que sucede alrededor del vehículo. En este caso el equipo está formado por cuatro cámaras y un potente software que une las imágenes y nos deleita con esta amplitud visual.

Conclusiones finales

Con la moda de los pequeños MPV y las berlinas compactas, muchas familias que necesitan grandes capacidades de carga, ya sea por el número de miembros o por hobbys, como el ciclismo, acampada, etcétera, verán en la gama C4 Picasso un gran aliado con el que desempeñar cualquier labor sin problema.

A nosotros nos ha parecido uno de los mejores monovolúmenes por la calidad de rodadura (a la altura de una berlina), la capacidad de almacenaje, pero sobre todo, porque no hay un modelo en su categoría que incorpore tantos dispositivos tecnológicos que una vez se prueban no pueden dejar de usarse y lo peor de todo, te surge esta pregunta: ¿por qué no todos los coches incorporan conexión a internet?