La Guerra de los Mundos

El 30 de octubre de 1938, **[Orson Welles](http://alt1040.com/tag/orson-welles)** demostró por primera vez el grandísimo poder de los medios de comunicación de masas, y en particular, la capacidad de la radio. Aquella tarde se emitiría La Guerra de los Mundos a través de la norteamericana **CBS**.

Orson Welles tenía mucha competencia radiofónica en esa franja horaria, no en vano su principal rival era el **ventrílocuo Edgar Bergen** con su programa en la NBC. Pero en realidad, con la emisión de La Guerra de los Mundos, Welles no tuvo rival.

##El aviso de la narración falsa fue ignorado
Antes de comenzar a narrar su programa, Welles avisó claramente a sus oyentes: la historia que iban a oír pertenecía al **género de ficción**. A pesar del anuncio, muchas personas comenzaron a escuchar La Guerra de los Mundos una vez iniciado el programa, lo que desató la histeria del público en las hipotéticas ciudades atacadas por extraterrestres.El falso ataque de los marcianos había comenzado en Nueva Jersey

En su relato, Welles contaba con todo lujo de detalles cómo los marcianos habían comenzado su ataque en **Nueva Jersey**, y que otras ciudades cercanas, tales como **Nueva York**, también estaban sufriendo problemas.

La forma de narrar la historia en la radio fue increíble, ya que el conocidísimo norteamericano imitó la retransmisión de boletines de noticias, testimonios de supuestos testigos e incluso, Welles se permitió imitar al presidente **Roosevelt** en un imaginario mensaje a la nación ante los supuestos ataques.

##Un día histórico e histérico
La creatividad e imaginación del también creador de «Ciudadano Kane» quedaron patentes a través de las ondas. Pero sobre todo, **la radio demostró su capacidad de llegar a miles de oyentes**, y la extrema facilidad con la que se podían distribuir noticias falsas.La radio demostró su extraordinario poder de comunicación

Antes de terminar de narrar su guión, Orson Welles se vio obligado por la propia CBS a intercalar un mensaje tranquilizador a los oyentes, justo cuarenta minutos después de haber comenzado a contar su historia. Y es que el programa radiofónico provocó la **histeria del público**, ya que miles de ciudadanos colapsaron las comisarías de llamadas telefónicas.

Aunque la narración nunca ocurrió, el aniversario de La Guerra de los Mundos nos obliga a mirar al pasado para entender la gran capacidad de los medios de comunicación. En 1938, hubo incluso quien creyó que Welles estaba narrando un **ataque de la Alemania nazi** a los Estados Unidos.Algunos ciudadanos pensaron que se trataba de un ataque nazi a Estados Unidos

Nada de aquello fue verdad, pero 75 años más tarde, vale la pena recordar uno de los momentos periodísticos más célebres de la historia. Salvando las distancias, La Guerra de los Mundos podría compararse con la distribución de noticias falsas que ocurren en ocasiones en nuestros tiempos.

Y aunque mucha gente quiera culpar a **Internet** y las **redes sociales** de estos sucesos, La Guerra de los Mundos nos demuestra que estos hechos también ocurrieron en el pasado. Hace 75 años, la radio y Orson Welles se dieron la mano en un día histórico (e histérico para algunos). Para quien quiera escuchar el programa completo, os dejamos a continuación la grabación completa:

YouTube video

Participa en la conversación

7 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. El artículo tiene una gigantesca contradicción: comienza con la idea de que «La radio demostró su extraordinario poder de comunicación» y termina con un «Y aunque mucha gente quiera culpar a Internet y las redes sociales de estos sucesos…»

    Claro que hay razón en el final, lo que ocurrió en 1938 no se debió al «gran poder de la radio» sino al gran poder de la estupidez humana, no hay que culpar a internet, a las redes sociales, a la televisión ni a la radio, son medios; incluso tampoco al mensaje. Si no existe un simple y básico rastro de razonamiento lógico deductivo en la mente de las personas van a comportarse como idiotas frente a cualquier tipo de mensaje por cualquier medio.

    Si corres por la calle gritando histéricamente habrá muchas personas que corran detrás de ti para huir de un peligro que no han visto y que no saben cuál es su naturaleza o si realmente existe; ese evento no es reflejo del «gran poder de la calle», se trata de un mensaje y cómo fue asimilado por los receptores.

    Eso de «el gran poder de la radio» es un sinsentido, la radio es un medio de transmisión de comunicaciones, su poder se mide en Watts, los efectos sociales de los mensajes que se transmiten a través de ellos dependen de circunstancias totalmente ajenas a la cabina de audio, a la antenas y a las ondas electromagnéticas; la influencia del mensaje depende del tipo de sociedad que escucha ese mensaje.

    Se está confundiendo el «qué» «cómo» y «porqué» por un simple «por dónde».

    1. Por eso en el titular no apostamos por «el terror» que causó, sino por el punto de inflexión que marcó :-) Y además, creo que es importante compararlo con los bulos que circulan en la actualidad, que parece que solo los «provocan» la existencia de Internet y las redes sociales… Es curioso que la radio ya lo hiciera 75 años antes, ¿no? Gracias por pasarte, y por el debate :-)

    1. Gracias por el enlace, sin embargo, creo que aunque sea cierto lo que comentas del «mito de millones de ciudadanos de Estados Unidos aterrorizados», el suceso fue muy relevante y explica bien el poder de los medios de comunicación. De hecho, un programa en la BBC (http://www.bbc.co.uk/programmes/b03f86lh) discutía sobre lo mismo que debaten en el post de Slate, que aunque no fueran millones los ciudadanos que entraron en esos momentos de pánico, sí que marcó un punto de inflexión histórico. El propio dictador nazi Adolf Hitler llegó a citar el suceso como una «muestra de la decadencia de los sistemas democráticos», según el programa de la BBC Radio que te enlazo :-) Es decir, las consecuencias públicas del acto en sí mismo tuvieron una trascendencia enorme en la época.

  2. hay que documentarse mejor. Lo del pánico causado por el programa es un mito. Fueron muy pocas las personas que en verdad creyeron que era una narración real. Uno de los mejores ejemplos de como los medios han exagerado y eventos para vender noticias.