**BlackBerry** se encuentra en una situación francamente complicada. El viernes anunció un radical plan de restructuración en el que despedirán a 4.500 empleados y abandonarán el sector consumo para centrarse en las soluciones para empresas. Si bien BlackBerry vuelve, en cierta medida, a sus orígenes y lo que sabe hacer bien; estaba claro que el anuncio realizado el pasado viernes tendría sus consecuencias en el mercado. T-Mobile US, el cuarto operador móvil de Estados Unidos, ha anunciado que dejará de vender dispositivos BlackBerry en sus tiendas.

Si lo pensamos un poco, el anuncio tiene cierta lógica; máxime si tenemos en cuenta que las ventas de dispositivos BlackBerry han caído y, por tanto, la compañía ha perdido cuota de mercado. Sin embargo, que el anuncio llegue justo después del anuncio de reestructuración del negocio de BlackBerry, en mi opinión, sí que es relevante. Mientras se hace efectivo este cambio en la cartera de productos, sigue quedando un importante *stock* de terminales que, potencialmente, serían vendibles.

David Carey, vicepresidente ejecutivo para clientes corporativos de T-Mobile US, comentó a Reuters que el operador también tiene previsto realizar un ajuste en su catálogo de terminales. Desde su punto de vista, mantener un *stock* de dispositivos BlackBerry en las tiendas es ineficiente porque, siendo realistas, no tienen una gran demanda entre los usuarios y mantener *stock* implica un gasto (que no se ve compensado con los ingresos de las ventas de estos dispositivos).

Sin embargo, esto no significa que T-Mobile US vaya a eliminar a BlackBerry de su catálogo de terminales; el ajuste se aplicará a las tiendas y, por tanto, al segmento del usuario final (sector consumo). Para el directivo de T-Mobile, los dispositivos BlackBerry tienen mercado dentro del sector empresarial y, por tanto, formarán parte de su oferta pero, claro está, el cliente corporativo y las empresas no suelen ser el cliente habitual de las tiendas físicas.