Los robots que existen en la actualidad son fuertes. Sí, pero dependen de un sistema hidráulico basado en fluido presurizado que hace que sean lentos y torpes. Además, este sistema también los limita a poder levantar la mitad de su propio peso, tal cual podemos los seres humanos. Para resolver este problema y lograr que un robot pueda cargar aún más peso, algunos ingenieros en la Universidad Nacional de Singapur están desarrollando músculos artificiales.

Estos músculos artificiales están hechos de un plástico flexible que se puede construir en el robot para dar esta función. Además, serán activados con pulsaciones eléctricas, permitiendo que el robot reaccione de la misma manera que un músculo humano lo hace. El equipo encargado de desarrollar esta tecnología está planeando registrar la patente del experimento.

Aunque algunos investigadores de robótica en el mundo ya han controlado músculos artificiales con impulsos eléctricos, el objetivo de los ingenieros en Singapur va enfocado hacia la fuerza que podrían levantar estos robots. El año pasado, trabajaron en una teoría que mostraba que los músculos artificiales de polímero podrían tener una tensión de desplazamiento de hasta 1,000 %, lo que significa que podrían levantar 500 veces su propio peso.

Con esta base, el equipo que trabaja en este experimento ha podido crear músculos artificiales que pueden levantar 80 veces su propio peso, estirándose hasta 5 veces más que su medida original. Están trabajando en lograr que el músculo se estire unas 10 veces su tamaño original y los encargados del proyecto están convencidos de que eventualmente lo lograrán.

El equipo de investigación también está usando los músculos artificiales para hacer que los robots puedan recargarse a sí mismos. Esto consiste en que un robot tendría que cargarse por menos de un minuto, al punto de poder comenzar a moverse. En cuanto el movimiento empiece, los músculos artificiales puede convertir el movimiento en energía eléctrica haciendo que los robots puedan cargarse sin necesidad de una conexión eléctrica.

Sin embargo, el punto central de esta investigación está en crear un brazo robótico con músculos artificiales que planean tener listo entre 3 y cinco años. Aunque será de la mitad del tamaño de un brazo humano normal, será lo suficientemente fuerte para ganar un juego de fuerza en contra de un ser humano. ¿Qué tal?