Cuando hace unos días asistíamos en directo a la presentación de Hyperloop, todo el mundo afirmaba que se trataba de un proyecto original, y que la idea de Elon Musk podría revolucionar los medios de transporte.

Sin duda alguna, la idea de Hyperloop, que pretendía convertirse en un sistema de transporte más seguro que el tren o el avión, nos ha asombrado bastante. La pretensión de que el trayecto entre San Francisco y Los Ángeles dure tan solo media hora, puede ser considerada como una de las mejores ideas del fundador de PayPal, SpaceX o Tesla Motors, o quizás también como un estado de locura transitorio, que nunca llegará a convertirse en una realidad.

Y es que hay quien ha criticado duramente el proyecto, por tratar de venderse como una revolucionaria idea en el transporte, debido a lo caro que podría llegar a resultar construir su trazado. Pero, ¿qué ocurriría si os dijéramos que en realidad la idea del Hyperloop es en realidad de 1870?

Alfred Ely Beach, el predecesor de Elon Musk

El tubo neumático de Beach pretendía revolucionar el transporte subterráneo en Nueva YorkCorría el año 1826, cuando en la ciudad de Springfield, del estado de Massachusetts, nacía un niño que iba a representar lo que hoy conoceríamos como el hombre multitarea. Hijo del fundador de la famosa revista de divulgación científica Scientific American, Alfred Ely Beach se dedicaría durante su etapa adulta a trabajar como editor y abogado de patentes. Pero no solo eso, sino que para la historia quedarán sus trabajos e invenciones, entre las que se encuentra el proyecto que precedió a la actual idea de Hyperloop.

Y es que el tubo neumático, diseñado por Alfred Ely Beach, puede considerarse (salvando las diferencias) como el predecesor del Hyperloop que Musk presentó hace unos días. Considerado como la primera idea para dotar a la ciudad de Nueva York de un metro subterráneo, el trabajo de Alfred Ely Beach consistió en diseñar algo similar a la idea de Hyperloop, que cubriera las estaciones de Warren Street y Broadway.

El tubo neumático, predecesor de la idea de Hyperloop, al menos en cuanto al diseño revolucionario y la forma de los trenes, fue construido en tan solo 58 días, e inaugurado oficialmente el 26 de febrero de 1870. Aunque su funcionamiento solo duró tres años, lo cierto es que el transporte con sistemas tubulares, como se propone ahora con la idea de Hyperloop, es de finales del siglo XIX.

Aquella invención de Alfred Ely Beach, basada solo en un único vagón en forma de tubo neumático, no llegó a buen puerto. El desarrollo posterior de los trenes de múltiples unidades basados en sistemas eléctricos tendrían más éxito, y conducirían a la inauguración en 1904 del metro de Nueva York.

Las invenciones de Alfred Ely Beach no quedarían solo en este tubo neumático, predecesor en el tiempo de la original idea de Hyperloop. Su trabajo como abogado de patentes le permitió conocer también los mecanismos para solicitar la protección de otra de sus invenciones: una máquina de escribir para ciegos. Y es que la imaginación de las personas revolucionarias, como fue Beach en su momento, no tiene límite.

Para la historia quedan los planos que publicó en la revista Scientific American, de la que sería editor tras comprársela a su padre. ¿Continuará la idea de Musk los pasos del tubo neumático de Beach? ¿O por contra no quedará en el olvido, y supondrá un revolucionario sistema de transporte? Solo con el tiempo podremos responder a estas preguntas.

👇 Más en Hipertextual