Esta semana se ha cumplido un año de la llegada del vehículo de exploración Curiosity a Marte. Un año en el que la NASA ha sabido sacar partido del éxito de la misión y, sobre todo, el interés mediático que ha generado la exploración de Marte y, en su momento, la llegada de la nave al planeta. Al poco de aterrizar la sonda en Marte, la NASA anunció la misión InSight para 2016 y siguiendo este "relanzamiento de la actividad", han anunciado que las lunas de Júpiter podrían ser su siguiente objetivo.

Concretamente, la luna Europa de Júpiter es el objetivo que se podría marcar la NASA; algo que ya dejó caer en el mes de diciembre y que ahora se ha confirmado con la publicación de un artículo de investigación en el que explican el potencial que tiene esta luna como un posible hábitat que, quizás, colonizar.

¿La luna Europa podría albergar vida? ¿Podríamos establecer allí una colonia? Evidentemente, aún es pronto para contestar afirmativamente a estas preguntas; de hecho, la NASA por ahora se plantea una misión en la que enviar una sonda de exploración con un esquema similar al de las misiones en Marte: una sonda que orbite alrededor de la luna y que realice medidas sobre la atmósfera de Europa y evaluar su potencial como lugar habitable.

El motivo de la elección de la luna Europa está fundamentado en que, según los estudios realizados sobre esta luna (que es una de las cuatro más grandes que tiene el planeta Júpiter), su superficie podría estar cubierta de hielo y debajo de esta capa se podría encontrar un océano con agua. De hecho, según los cálculos realizados hasta ahora, se cree que la luna Europa podría tener 2 veces más agua que la Tierra y, claro está, si hay agua esto podría ser un indicador de un posible lugar habitable.

Luna Europa de Jupiter
NASA

Con este objetivo, el programa exploraría tanto la atmósfera del planeta como su superficie (realizando prospecciones del terreno para analizar su composición mineral, trazas de compuestos orgánicos o la presencia de algún compuesto contaminante que haga inviable una posible colonización).

La NASA aún no ha convertido todas estas teorías en una misión oficial y, por tanto, ni hay presupuesto, ni equipo y mucho menos un plazo marcado como objetivo. Por ahora no dejan de ser ideas de posibles misiones u objetivos que podrían marcar la actividad de la NASA en los próximos años pero, sin duda, la idea se hace muy interesante: explorar Júpiter y sus lunas.