No es la primera vez que Thom Yorke manifiesta su malestar con la industria musical actual. En esta ocasión, el cantante de Radiohead, ha ido más allá retirando de Spotify y Rdio los discos de sus proyectos paralelos. Con este gesto, pretende erigirse como uno de los enemigos de los nuevos servicios de música en streaming, que afirma ser injustos con los nuevos artistas.

Nigel Godrich es un artista conocido por producir discos de artistas importantísimos, entre ellos Radiohead. Su trabajo con Yorke externo a la banda se materializó con "The Eraser", el primer disco en solitario de Thom Yorke lanzado en 2006. En la actualidad Godrich y Yorke comparten un proyecto llamado Atoms for Peace, que este año han presentado su primer disco "Amok". Ambos trabajos y el álbum debut de la banda de Godrich, "Ultraísta", han sido retirados del catálogo de Spotify y Rdio.

Los dos artistas han acompañado este movimiento con tweets en los que muestran su descontento con un panorama musical cada vez más inhóspito para nuevos artistas. La llamada revolución digital trajo muchos beneficios en cuanto a promoción y autonomía para los proyectos independientes, pero la realidad es que se siguen aplicando las mismas leyes arcaicas de la industria musical convencional a un modelo digital, donde los más perjudicados, irónicamente, son los creadores del producto en cuestión.

Una banda de la importancia de Grizzly Bear publicó en Twitter la semana pasada que recibieron 10 $ por 10.000 reproducciones de sus canciones. Esa cifra da una perspectiva real de los beneficios a los artistas en este tipo de plataformas, que si ya son de risa para artistas consolidados, para los artistas noveles son cifras invisibles.

Los discos mencionados siguen estando disponibles en estos momentos en iTunes y Google Play. Con este movimiento, dos personajes de la talla de Thom Yorke y Nigel Godrich, quieren posicionarse en contra de un modelo injusto que obtiene beneficios ofreciendo una plataforma, que en realidad, sólo sirve para poder exhibir su trabajo.