A partir de hoy el precio máximo de navegar en roaming en Europa será bastante más barato: 45 céntimos por MB de datos consumido. Además, dentro de exactamente un año (el 1 de julio de 2014) se volverá a reducir la cifra, que se quedará en 20 céntimos por MB. De este modo, el uso de datos en itinerancia comenzará a tener un coste realmente asequible, uno de los principales objetivos de Neelie Kroes.

La vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de la Agenda Digital para Europa ha criticado en muchas ocasiones el establecimiento de barreras virtuales que supone el elevado precio que tiene (o tenía) el roaming en Europa. En su opinión, acabar con este obstáculo es básico para establecer un verdadero mercado común, algo que tendría beneficios económicos y, en consecuencia, sociales.

Por ahora, el coste por MB está lejos de ser ideal, pero es innegable que el trabajo de Kroes, que también tiene como objetivo defender la neutralidad de la Red en todos los dispositivos, ha dado sus frutos. Hasta hace unos años consumir un megabyte en itinerancia suponía un gasto de hasta 6 euros. Esta cifra se redujo hasta los 70 céntimos el 1 de julio de 2012 y bajará hasta los 20 dos años después.

Pero además, las acciones de la política holandesa han conseguido que los operadores se hayan visto obligados a cambiar su modelo de negocio. Así, se ha pasado de un coste abusivo a nuevas tarifas, como la recién presentada Hablar y navegar en Europa, de Vodafone.

Por lo tanto, lo importante no es sólo la nueva reducción de precio que entra en vigor ahora y que se incrementará en un año, sino el cambio que ha supuesto en la industria. Y este cambio no se ha limitado al acceso a Internet móvil, pues también ha habido rebajas en el coste de llamadas realizadas (de 29 a 24 céntimos por minuto), llamadas recibidas (de 8 a 7 céntimos por minuto) y mensajes de texto enviados (de 9 a 8 céntimos).

Sin embargo, aunque todos ellos volverán a bajar el 1 de julio de 2014 (a 19, 5 y 6 céntimos, respectivamente), el cambio experimentado ha sido menor, pero porque el coste del que partían también lo era. En cualquier caso, también supone una ventaja para los usuarios.