En este mundo en el que los contenidos en la web son el pan de todos los días, Google lanzó un dispositivo que, básicamente, logra convertir cualquier televisión en un Smart TV. Chromecast te permite hacer stream de contenido audiovisual a cualquier dispositivo Android o iOS y cualquier PC con Windows 7 en adelante, OS X 10.7 en adelante y el Chromebook Pixel. Todo esto a através de una interfaz basada en Chrome, tal como su nombre lo dice, y aprovechando aplicaciones como Netflix y YouTube.

La mala noticia para Google es que este no es el primer dispositivo de su tipo. Chromecast vendría a competir con el Apple TV, las consolas de videojuegos y todos aquellos decodificadores de contenido que ya conocemos. Todo esto sólo si tu TV no es una smart TV; ya que, en caso de serlo, tienes el contenido audiovisual al alcance de tu control remoto.

La diferencia de Chromecast radica en su tamaño. Es un dispositivo 100 % portable que sólo necesita de una conexión WiFi y una entrada HDMI para funcionar. Sin embargo, su gran desventaja radica en que todo parece indicar que sólo reproduce contenido desde la web. Y sí, hay mucho contenido en la red, pero la función que pudo haber hecho la diferencia tenía que ver con la reproducción de contenido local. Así es, Chromecast no puede reproducir contenido a menos que sea desde una aplicación como Netflix, YouTube y Chrome.

Esto puede ser muy decepcionante porque uno esperaría que con este tipo de gadget, podríamos jugar desde un smartphone en la televisión, pero no es así. Sin embargo, Google ya publicó un SDK para que los desarrolladores puedan experimentar con Chromecast y sus funciones para crear aplicaciones compatibles. Estoy 100 % segura de que alguien en algún lugar nos va a dejar convertir nuestro smartphone en una consola/control de videojuegos para poder sacarle ventaja a Chomecast. Aunque, nadie ha dicho que no podemos jugar online desde Chrome.

También hay que darle un poco de crédito a Google, ya que el precio en el que está vendiendo Chromecast sí supera a cualquiera de sus competidores y es que 35 dólares por un dispositivo de esta índole es un buen trato. Y esto va muy de la mano del objetivo de la compañía que es lograr convertir una televisión común en una Smart TV de una manera fácil, rápida y accesible. El objetivo de Google es lograr que tengas un Chromecast en cada una de las televisiones que tienes en casa.

La ventaja de Chromecast es que es un dispositivo multiplataforma que no necesita de un control remoto para funcionar. Esto no te limita a casarte con una plataforma para poder reproducir contenido en tu televisión. Y, lo mejor, no limitas tampoco a tus amigos y/o familiares para formar parte de la experiencia. Además, el multitasking le da una ventaja muy grande sobre otros dispositivos ya que puedes utilizar tu Chromecast mientras realizas otro tipo de actividades en tu teléfono.

Un punto importante para Chromecast es que logró superar el fracaso de Nexus Q y que Google está pensando en llevar esta tecnología a otro tipo de dispositivos por medio de sus partners. O sea, Chromecast podría estar listo en un futuro para ser el software de algunas Smart TV's (o una consola de videojuegos).

Por lo pronto, si lo que quieres es convertir tu televisión no tan smart en una Smart TV, Chromecast es una buena y accesible opción. Si ya eres dueño de alguno de estos decodificadores de contenido tal vez no sea ideal comprar otro dispositivo más. A menos que lo prefieras por su portabilidad y compatibilidad con múltiples plataformas. Si optaste por la primer opción tal vez tengas que esperar unas semanas para conseguir tu Chromecast ya que, por el momento, está agotado en la Play Store. Esa es una buena señal, ¿no?