Hace cinco años se presentó un sistema revolucionario llamado Better Place, que consistía en un intercambio de las baterías de los coches eléctricos y que solucionaba, en gran parte, el problema de los abultados tiempos de recarga, unas ocho horas. Pero tenía varios problemas, el alto coste, la falta de vehículos y una mala campaña de comunicación, tres problemas que tiene que solucionar Tesla si o si.

El origen del sistema de intercambio de las baterías

intercambio de las baterías

La idea original era crear una red de electrolineras en las que, pagando una cuota mensual, podías acudir y cambiar tu batería desgastada por otra con la carga al completo en menos de 5 minutos. Pero tenía un problema muy grande, sólo era compatible con el Renault Fluence ZE y las únicas estaciones de intercambio se encontraban en California, Australia, Dinamarca e Israel. Esto, unido a un elevado coste de implementación y a que cada vehículo eléctrico emplea un sistema de baterías diferente, llevó a la quiebra a Better Place.

Y tan sólo unas semanas del anuncio del cierre de Better Place, Elon Musk, el CEO de Tesla, avisó que presentarían de manera inminente un sistema que permitiría tener el coche totalmente recargado en el mismo tiempo que se tarda en repostar un coche convencional. Todos apostamos por un sistema de intercambio de las baterías, pero viendo la mala acogida de Better Place, yo dudo de su viabilidad aunque con Tesla nunca se sabe.

Tras el Better Place, Tesla dice "Si quiero" a este sistema

intercambio de las baterías

Tengo que recordarte, que el Tesla Model S fue creado para ser compatible con este tipo de intercambio de las baterías, y siempre se ha pensado que Better Place robó esta idea a Musk. Nunca se ha confirmado, pero es uno de esos rumores que te puedes creer sin problemas.

Tras esto, Tesla decidió apostar por crear una red de supercargadores para que realizar viajes de larga distancia fuera una realidad. De hecho, esta red ha sido una de las artífices de los buenos datos de ventas del Model S de Tesla. Y ahora se combinará con un sistema de intercambio de las baterías. El objetivo es que los coches eléctricos de Tesla puedan salir de las ciudades sin miedo a quedarse tirados porque, o bien emplean un supercargador o cambian la batería por otra totalmente cargada.

Según Tesla, Better Place no lo hizo muy mal, la idea era buena, pero no su puesta en funcionamiento. Por ello, aseguran que su sistema es más eficiente, más rápido y más económico. Esto es posible porque la infraestructura se nutrirá de las instalaciones de los supercargadores, por lo que sólo tienen que construir la instalación que vaya a alojar el intercambio de las baterías.

Diseñamos el Model S desde el principio para ser capaz de cambiar la batería más rápido que lo que tardamos en llenar el tanque de la gasolina.

Anoche se produjo la primera demostración pública de este sistema de intercambio de las baterías en el estudio del diseño de Tesla en Los Angeles. A esta prueba acudieron dos Tesla Model S, y como bien dijo Elon Musk, "esta es ahora mismo la estación de servicio más rápida de Los Ángeles".

En 90 segundos, el usuario puede volver a tener la autonomía completa en su vehículo, algo que según Musk, animará a muchos clientes dudosos de acercarse a los concesionarios de Tesla para solventar estas dudas. De hecho, confía en que el intercambio de las baterías para el Model S es lo que necesitaban para animar sus ventas.

Precios del intercambio de las baterías para el Tesla Model S

En el evento de ayer se comunicó un dato muy importante, aunque insuficiente: el precio del cambio de la batería. Según Musk, el coste será el mismo que llenar el depósito de gasolina de un coche convencional con 15 galones (unos 56 litros), es decir, aproximadamente $60.

Para poneos en antecedentes, recordaos que del Tesla Model S se comercializan dos variantes, una con 60 kWh (335 km de autonomía) y otra con 85 kWh (426 km de autonomía). En ningún momento sabemos si habrá alguna diferencia entre ambas al emplear el intercambio de las baterías, pero todo parece apuntar que si.

La duda es: ¿prefieres una carga super rápida o gratuita?

intercambio de las baterías

Este tipo de sistemas suelen ser útiles para el consumidor si tienen un servicio de suscripción y, si pagamos una cuota mensual podamos acudir las veces que queramos.

Por el momento, las estaciones de intercambio de las baterías se ubicarán junto a las estaciones con supercargadores, es decir, Los Ángeles, el corredor I5 en California y entre Boston y Washington, DC. El coste de construcción de estas estaciones de servicio será de entre $500.000 y $650.000, en función de las necesidades.

Un sistema que compite directamente con los supercargadores de Tesla

intercambio de las baterías

Personalmente, el intercambio de las baterías lo veo como una moda, no cuajará y seguramente pueda ocasionar a Tesla algún problema económico, pero mas allá de eso, recordemos que Tesla tiene una red de supercargadores mucho más interesante que este sistema de intercambio.

En apenas 20 minutos, estos supercargadores de 120 kWh pueden ofrecernos hasta 3 horas de conducción, y todo esto, gratis, totalmente gratis. Vale, el que se ha gastado más de 100.000 dólares en comprar un Model S puede que le importe bien poco pagar 60 dólares por disponer otra vez de las baterías con el 100% de la carga, pero ¿quien no para en un viaje, al menos 20 minutos a tomar un cafe? Pues en ese espacio de tiempo puedes volver a tener toda la autonomía totalmente gratis.

Si yo tuviera que elegir, lo tendría claro, mi apuesta va para la red de supercargadores.

👇 Más en Hipertextual