Una de las grandes incógnitas alrededor del caso Megaupload siempre ha sido el destino de los archivos que los usuarios mantenían alojados en el servicio. Por mucho el lobby de los contenidos alegase que Megaupload era una plataforma de distribución de contenidos pirateados, había usuarios que almacenaban ahí archivos de carácter personal o profesional y que, desde que el servicio fuera cerrado, no han podido recuperar. El cierre del servicio no supuso el desmantelamiento de la infraestructura y muchos albergaban la esperanza de recuperar parte de sus datos una vez que se celebrase el juicio sobre Megaupload en Estados Unidos; sin embargo, parece que una buena parte de la información se ha perdido de manera irreversible. Leaseweb, uno de los ISP que prestaban sus servicios a Megaupload, ha decidido sin previo aviso purgar la información de los servidores y, por tanto, ha eliminado los datos de Megupload almacenados en sus instalaciones.

La infraestructura de Megaupload estaba repartida, principalmente, en un par de proveedores de servicios en la nube, por un lado Carpathia Hosting (con su mayoría de centros de datos en Estados Unidos) y Leaseweb, un ISP de Holanda (con la mayoría de sus centros de datos en Holanda y Alemania) y, hasta ahora, Dotcom había solicitado el mantenimiento de las infraestructuras de Megaupload con la esperanza de poder reactivar el servicio algún día (o al menos de manera temporal para devolver a los usuarios sus archivos almacenados).

Según Dotcom (que como nos podemos imaginar anda bastante enfadado), Leaseweb no ha realizado advertencia alguna antes de proceder con este "reciclaje" de la infraestructura y, por tanto, ha decidido borrar toda la información de los 690 servidores de Megaupload en una decisión totalmente unilateral. La mayoría de los datos de Megaupload eliminados se corresponde con usuarios de Europa y, evidentemente, tras este hecho va a ser muy complicado (por no decir imposible) que los usuarios afectados vayan a recuperar toda esa información que les ha sido retenida desde enero del año pasado (momento en el que Megaupload fue cerrado).

Desde el cierre del servicio, el equipo de Kim Dotcom ha solicitado tanto a Estados Unidos como a los proveedores de infraestructuras que se preservasen los datos de los usuarios; la idea era devolverlos a sus propietarios y, evidentemente, también podrían ser una prueba para Dotcom que ilustrase la tesis de Megaupload como un "servicio neutro" de almacenamiento de archivos. Con esta eliminación de los archivos, las pruebas se pierden y ponen aún más complicadas las cosas porque la otra empresa de hosting es una empresa estadounidense (y aunque llegaron a un acuerdo con Dotcom para levantar el servicio temporalmente, el tribunal denegó la operación).

¿Y por qué Leaseweb ha eliminado los archivos? Mantener la infraestructura parada a Carpathia le está costando 9.000 dólares al día que el propio ISP está asumiendo y, quizás, éste puede ser el motivo por el que Leaseweb haya decidido borrar los servidores y reutilizarlos. Lógicamente, Dotcom está bastante enfadado con este asunto y manera de proceder y, de hecho, alega que ambas compañías mantenían un lucrativo negocio alrededor de Megaupload por lo que, lo justo, es apoyar a Megaupload y sus usuarios en estos momentos de necesidad.

Independientemente del enfado de Dotcom, el hecho es que muchos usuarios han perdido del orden de Petabytes de información que nunca van a poder recuperar (aunque, quizás, nunca hubiesen sido recuperables pero, al menos, siempre quedaba la esperanza).