Durante varios años el conocido grupo "Neutralidad Sí!" luchó, pacífica y ordenadamente, para evitar los atropellos y controles arbitrarios de servicios en internet, por la libertad de expresión en la web y el uso libre de esta enorme y hermosa red de información y comunicación. Fue así como hace un par de años fue aprobada la Ley de la Neutralidad de la Red en Chile, país pionero en esta materia y que en este ámbito se ganó el respeto de muchos, y alborotó las aguas en otros países cuyos ciudadanos sencillamente, querían lo mismo.

Sin embargo, la neutralidad de la ley en Chile podría estarse viendo pisoteada, su ley violada, ya que los proveedores de conexión a internet (ISP, por sus siglas en inglés) estarían aplicando filtros y regulaciones a cierto tipo de protocolos web, directamente incumpliendo la ley. Específicamente se habla de que la empresa VTR, de los más grandes e importantes ISP del país, sería quien está violando la ley.

Se han realizado los reclamos ante SUBTEL por estas irregularidades

Esta es la denuncia que hace la ONG Cívico en compañía, cómo no, del grupo "Neutralidad Sí!". Hoy han realizado las reclamaciones pertinentes ante SUBTEL, ente encargado de regular las telecomunicaciones en el país, con lo que aseguran son pruebas necesarias para demostrar el inclumplimiento de la neutralidad de la red por parte de VTR.

Según la ONG, no se trata de pruebas complicadas o que requieren amplios conocimientos de programación. La manera de demostrar como VTR filtra o limita la velocidad de conexión a internet a sus usuarios es muy sencilla, ya que sólo requiere un plan con VTR (en su caso, están suscritos al llamado "VTR MEGA 10") y contratar el servio de un VPN (Virtual Private Network) que sirve para encriptar el contenido y servicios que utilizamos mientras navegamos, para que el ISP (en este caso, VTR) no se percate de exactamente qué hacemos mientras navegamos, como lo hace normalmente.

La idea de las pruebas que han realizado es demostrar que VTR aplica filtros a un tipo de tráfico, como la descarga de vídeos o P2P, porque lo que aunque en teoría contamos con una conexión "de 10 Mb", ni siquiera se puede ver de forma fluida un vídeo en YouTube.

El vídeo anterior es una prueba clara de la velocidad que alcanza la descarga de un vídeo con el plan VTR MEGA 10 del proveedor, que no supera el 15% de la velocidad contratada (algo que pueden conocer al hacer uso de una extensión de Firefox). Mientras que al usar un VPN y encriptar lo que están haciendo, la velocidad incluso alcanza el 99% del plan contratado.

La diferencia es igual de notable al intentar descargar de manera fluida mediante protocolo P2P la última versión del sistema operativo Ubuntu, cuya velocidad de download se ve increíblemente limitada, hasta que proceden con el VPN y disfrazan el contenido web para evitar el límite absurdo de conexión.

Por supuesto, la ley de neutralidad de la red en Chile exige que el ISP explique detalladamente las medidas que toma para priorizar un tipo de protocolo sobre otro (aunque limitarlos y bloquear servicios está prohibido por esta misma legislación). Según VTR, en horario de uso masivo da prioridad a protocolos como VoIP (para llamadas y videollamadas sobre la red), HTTPS y para juegos que requieran de conexión, dejando en segundo plano el P2P aunque, citando la empresa, "los protocolos con prioridad secundaria en realidad sufren consecuencias mínimas", algo que claramente no es así, como presentan las pruebas de la organización.

En resumen, aunque los ISP pueden aplicar gestión de tráfico, no puede perjudicar la calidad de servicio al usuario aplicar regulaciones de forma arbitraria.

Lo más lamentable, es que la ONG Cívico asegura que VTR podría ser sólo uno de los ISP que viola la ley de neutralidad, y planean "desenmascarar" a cualquier empresa que lo haga, en el caso de tener pruebas para ello.

Finalmente, ya estas organizaciones han hecho sus denuncias ante SUBTEL, pero piden a cualquiera que desee colaborar y sumarse a este reclamo en Chile, sólo tiene que seguir algunos pasos sencillos para lograrlo. El usuario debe ser el primero en reclamar sus derechos.

Es lamentable ver como la maravillosa aprobación de una Ley de Neutralidad en la red no basta, y los ciudadanos deben estar muy atentos ante cualquier abuso o inclumplimiento por parte de las empresas.