El último día del año 2012, Asus y Acer comunicaron que ya no iban a fabricar más netbooks; un cierre en la producción que ponía punto y final a este tipo de ordenadores puesto que eran los dos únicos fabricantes que seguían produciendo estos dispositivos. Con la proliferación de smartphones y tabletas con los que podemos navegar cómodamente desde cualquier lugar, este tipo de dispositivos habían perdido parte de su razón de ser y se habían visto desplazados del sector consumo. Aunque sea un tema que genera controversia, los dispositivos Post-PC están desplazando claramente a los dispositivos de escritorio y los ordenadores portátiles y ha provocado un cambio de hábitos de consumo que impacta directamente en la venta de ordenadores que, por cuarto trimestre consecutivo, sigue bajando.

Según los datos que han publicado las consultoras Gartner por un lado e IDC por otro, las ventas de ordenadores personales (tanto equipos de sobremesa como ordenadores portátiles) siguen bajando y ya van cuatro trimestres consecutivos en los que se sigue dando esta tendencia. Concretamente, en este primer trimestre del año 2013, es decir, entre los meses de enero y marzo, las ventas han bajado una media de un 11%; una de las caídas en ventas más acentuadas de las que se han registrado desde 1994 (que es el histórico de datos que mantiene IDC).

¿Y a qué se debe esta bajada en las ventas? Son varios los factores a tener en cuenta aunque, lógicamente, uno de los primeros que vienen a la cabeza es la proliferación de los dispositivos Post-PC, es decir, tabletas y smartphones. Cada vez son más los usuarios (incluyendo los profesionales) que utilizan tabletas y smartphones como herramientas de trabajo y, de hecho, en muchos casos se han convertido en la herramienta de trabajo principal y usan sus tabletas para asistir a reuniones, responder correos o revisar documentos, quedando el ordenador de su mesa como un dispositivo secundario. Si bien los ultrabooks se están haciendo un hueco importante dentro del segmento profesional donde, en algunos casos, se sigue adelante con los procesos de renovación de equipos; en el caso del segmento de usuario, las renovaciones de equipos sí que se han frenado más dejando paso a dispositivos Post-PC.

Esta caída en las ventas, como nos podemos imaginar, tiene un impacto directo en empresas como Microsoft que han visto cómo la implantación de Windows 8 está marchando bastante lenta y, por mucho que insistan en que el soporte de Windows XP se termina en abril de 2014, son muchas las empresas que aún no se plantean la renovación de su parque de equipos y parece que piensan agotar el tiempo hasta el final. Según la consultora IDC, el efecto de Windows 8 en el mercado es el contrario al que esperaba Microsoft puesto que parece haber desacelerado las ventas y el consumidor parece reacio a la experiencia que propone Windows 8 con el interfaz Metro tan cercano al mundo de los dispositivos móviles en ordenadores convencionales o equipos híbridos con pantalla táctil.

Venta dispositivos Post-PC - Caída en las ventas de PCs

Si bien cada consultora maneja datos distintos (Gartner marca un 11% de caída del mercado con 79,2 millones de equipos vendidos en este primer trimestre de 2013 e IDC maneja un 13,9% de caídas y 76,3 millones de equipos vendidos), los números son muy similares y parece que podemos tomar como buena esta disminución de las ventas que parece no dejar de caer y hace cumplir las proyecciones que sitúan a los PCs con cada vez menos peso en el mercado (y dentro de los PCs, los de sobremesa siempre son los peor parados frente a los portátiles).

El primer indicador ya lo vimos con los netbooks, dispositivos de bajo coste que no ofrecían un gran rendimiento pero sí que ofrecían cierta movilidad por su bajo peso y tamaño pero, comparando costes, se han visto fagocitados por completo por las tabletas que han terminado canibalizando a su público objetivo y los volvió unos dispositivos irrelevantes para el consumidor.

¿Y qué ocurrirá? ¿Seguirá cayendo la venta de PCs? Empresas como Dell y HP, por ejemplo, están sufriendo un profundo proceso de transformación y están reorientando su cartera de negocio, Microsoft se está enfocando mucho en la movilidad con Surface y, en general, parece que asistimos a un punto de inflexión en el que será necesario que los fabricantes encuentren valores diferenciales frente a unos dispositivos Post-PC que cada vez tienen más peso.

Los mercados emergentes, donde el mercado de PCs no está aún saturado, podrían ser un posible nicho con el que compensar esta caída en las ventas pero, viendo la fuerte apuesta de los fabricantes de smartphones y tabletas por entrar en estos mercados, será un nicho complicado en el que asentarse y, seguramente, los dispositivos móviles también saquen una importante ventaja.

Curiosamente, a pesar de esta caída generalizada de las ventas, son dos las empresas que sí que han visto un incremento en sus ventas de ordenadores: Lenovo, con un 13,8% más de ventas en este primer trimestre de 2013, y Apple, con un 7,4% más de ventas.