El canadiense Cory Doctorow, es un conocido [detractor del Copyright](http://alt1040.com/2012/01/cory-doctorow-en-el-chaos-communication-congress-de-berlin «La guerra del copyright es solo la versión beta de lo que viene») e irónicamente, esta censura afecta a la distribución de un libro que cuenta la historia de una guerra de información, su ocultación y la lucha contra la censura. Publicada por Tor Books, *Homeland*, está a la venta en muchas librerías.

Como resultado de su distribución bajo licencia **Creative Commons**, el libro se comparte de forma gratuíta en cientos de sitios web y esto atrajo la atención del estudio propiedad de Rupert Murdoch. Durante las últimas semanas la novela de Doctorow, Homeland, ha sufrido los efectos de la censura de **20th Century Fox**, quien incluyó varias URLs que apuntaban a su obra entre las notificaciones DMCA remitidas a Google.

La justificación de las notificaciones DMCA es dificultar la distribución de copias no licenciadas de archivos protegidos por los derechos de autor, como la exitosa serie de televisión, **Homeland**. Pero en ningún caso debería afectar a una obra con licencia Creative Commons y menos aún, a la obra de un tercero. Doctorow ha mostrado su profundo enfado con esta situación. Para empeorar las cosas, a Fox se suma el propio editor de Doctorow, Tor Books, quien también envió [notificaciones DMCA](http://www.chillingeffects.org/notice.cgi?sID=837730 «Chilling Effects») a Google solicitando eliminar los enlaces a otra de sus novelas, titulada *The Rapture of Nerds*, distribuída bajo la misma licencia.

Esto ocurrió el pasado mes de febrero, la editorial confesó que el envío de estas notificaciones se debió a un error burocrático y afirmó que solicitaría su **anulación** a Google. Sin embargo, dos meses después los enlaces continúan siendo censurados por el buscador y Tor Books no ha hecho más declaraciones al respecto, dejando muchas preguntas sin respuesta.

Cuando la **distribución de una novela** se encuentra con trabas debido a las prácticas de censura de una empresa que no es siquiera titular de los derechos, es posible comprobar quién está realmente tras la persecución de la *piratería*. [Alejandro Sanz](http://alt1040.com/2010/12/querido-alejandro-sanz-en-internet-no-existen-las-dictaduras «Querido Alejandro Sanz: En internet no existen las dictaduras») a parte, personalmente me queda bastante claro que no son los creadores de contenido quienes promueven la censura, sino la industria.

Si algo he aprendido de empresas como Spotify (cuya suscripción pago religiosamente), es que la pereza puede a la avaricia. Creo que la mayoría de usuarios prefieren pagar un **precio razonable** por acceder a contenido de calidad, seleccionado y en el acto a descargar contenido sin licencia, que muchas veces no tiene la calidad del que se distribuye legalmente. Con todo lo que implica, el tiempo de búsqueda, descarga, conversión al formato adecuado, grabación, etc. Lo importante es el servicio, algo de lo que ya [se han percatado](http://alt1040.com/2011/11/valve-la-pirateria-no-es-el-problema-el-problema-son-nuestros-servicios «La piratería no es el problema, el problema son nuestros servicios») en la industria del videojuego.

En mi modesta opinión, pienso que estos autores que se lamentan tanto de la piratería, hacen campaña diaria contra ella y criminalizan a quien descarga una canción, un libro o una película, deberían plantearse quién les está robando. Obviamente la creación, producción y distribución tienen un coste. No digo que no deban ser remunerados por su trabajo. Pero comparando los márgenes de beneficio que obtiene cada parte, me asaltan dudas sobre quién roba a quién.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.