La Comisión Europea ha aceptado la propuesta de Google para cambiar los resultados de sus búsquedas después de que la institución comenzase una investigación por un posible caso de abuso de posición dominante de Google. Este acuerdo todavía no se ha hecho público de forma oficial, pero The New York Times ha podido confirmarlo gracias a dos fuentes con conocimiento del mismo.

La nueva situación no afectaría al algoritmo que proporciona los resultados, sino a la forma en que se presentan los mismos. Así, en un futuro (todavía no se sabe cuándo comenzará a aplicarse el cambio) Google mostrará los resultados que provengan de sus servicios de forma diferenciada. Además, en algunos casos mostrará enlaces de los motores de búsqueda de sus rivales.

De todos modos, todavía habrá que esperar al menos un mes para ver esto, ya que primero se tendrá que llevar a cabo un estudio tras el que se aprobaría la propuesta (únicamente si sus resultados son satisfactorios, claro). En cualquier caso, en Europa el acuerdo sería legalmente vinculante durante cinco años.

El cambio en los resultados se aplicaría de dos formas. En primer lugar, aquellos casos que no proporcionan ingresos a Google, como las noticias, los resultados de alguno de sus productos tendrían algún tipo de indicador para destacar que pertenecen a la compañía. Allí donde la empresa venda publicidad, tendrá que incluir enlaces a su competencia.

Esto supondría un cambio importante en la forma en que se 'promocionan' las herramientas de compra o de búsqueda de vuelos de Google. Estas dos industrias han sido las que más quejas han tenido históricamente por el comportamiento de la compañía. Hay que recordar que el caso comenzó en 2010; es decir, antes de que se lanzasen servicios como Google Flights. Entre las compañías que apoyaron la queja se encuentran algunas de la talla de Microsoft, Foundem o Yelp.

Alcanzar un acuerdo sería uno de los mejores resultados posibles para el buscador, ya que evitaría que la Comisión tomase una decisión respecto al abuso de posición dominante de Google. Eso sí, romper ese acuerdo podría resultar en una multa de hasta el 10% de sus ingresos anuales.

Lo que no está muy claro es que esta solución vaya a contentar a los demandantes. El CEO de Foundem, Shivaun Raff, explicó en un correo electrónico enviado a Bloomberg que los cambios filtrados "no harían nada para resolver las preocupaciones manifestadas por la Comisión respecto a la manipulación en las búsquedas". Además, aseguró no haber recibido información sobre la propuesta hecha por Google.

👇 Más en Hipertextual