Internet, aunque una buena parte de la industria siga sin querer verlo, es un potente canal de distribución audiovisual y vemos cómo se estrenan directamente a través de Internet películas y series de televisión que terminan teniendo un gran impacto en el público (caso, por ejemplo, de la serie de TV que ha producido Netflix). YouTube es otra plataforma en la que también comenzamos a ver películas y series, un lugar en el que encontramos canales como Machinima donde, entre otras cosas, se emitió la serie sobre Halo. Quizás alguien pueda pensar que este tipo de producciones no son serias pero, en el día de hoy, Machinima ha recibido el espaldarazo definitivo puesto que Ridley Scott producirá una serie de 12 cortometrajes de ciencia-ficción con Machinima para su emisión en YouTube.

Efectivamente, Ridley Scott, el director responsable de Alien, Blade Runner o Legend, acaba de brindar un gran apoyo a esta nueva forma de distribuir contenidos audiovisuales y la emisión, a través de Internet, de producciones de corte profesional. Durante esta colaboración, Machimina y Scott trabajarán en la creación de 12 cortometrajes que se distribuirán a través de la red Machinima, es decir, su canal de YouTube, a través de Facebook, plataformas móviles y, para llegar a más gente, también se moverá a través de Twitter.

La productora de Ridley Scott, RSA, trabajará con Machinima en la selección de los directores que se encargarán de realizar los cortometrajes y Scott actuará como productor ejecutivo del proyecto; una alianza que nos hace pensar que podría salir un proyecto bastante interesante de todo esto, sobre todo si tenemos en cuenta la trayectoria de la productora de Ridley Scott como de la propia actividad de Machinima (con 262 millones de visitantes mensuales y 2.600 millones de reproducciones de vídeos al mes).

¿Y cuál es la idea de todo esto? Mezclando esta nueva forma de distribuir contenidos con la solvencia (y potencia) de productoras como la de Ridley Scott, estamos asistiendo al nacimiento de una nueva forma de generación de contenidos audiovisuales de calidad que son accesibles a través de la red y que pueden dar pie a la continuación de sagas y franquicias míticas o, incluso, al desarrollo de nuevas series y franquicias de ciencia-ficción o cualquier otro género.

Parece que, al fin, la industria del cine comienza a adaptarse a la nueva ola.