Un grupo de astrónomos de Estados Unidos y Canadá han encontrado evidencias de que HR 8799c, un joven exoplaneta que órbita una estrella lejana conocida como HR 8799, contiene monóxido de carbono y agua en su atmósfera (aunque no metano). Un estudio que ha sido posible a través del observatorio Keck en Hawaii.

Según los astrónomos, el exoplaneta, descrito como un gigante gaseoso, habría existido a través del mecanismo de formación planetaria conocido como acreción del núcleo. Un planeta distante que tendría cerca de siete veces la masa de Júpiter y cuyos resultados ofrecerían pistas a los investigadores sobre la formación de nuestro Sistema Solar. Para Quinn Konopacky, astrónomo de la Universidad de Toronto:

>Tras el estudio de HR 8799 podemos observar cómo planetas parecidos a Júpiter aparecen muy poco después de formarse. Los análisis obtenidos son consistentes con los planetas que se forman alrededor de HR 8799 a través de la acreción del núcleo.

Y es que según los astrónomos, los resultados son importantísimos para estudios futuros si tenemos en cuenta que ofrecen datos de alta resolución sobre la atmósfera, la química o la gravedad del exoplaneta. Los datos indican que HR 8799c tiene unas propiedades ideales para el estudio, gran cantidad de luz a la vez que lo suficientemente lejos de la estrella como para recoger los datos espectrales.

Para Konopacky, la cantidad de vapor de agua que vemos en la atmósfera del exoplaneta es menor de la que cabría esperar si el planeta tuviera la misma composición que su estrella madre, razón por la que HR 8799c debería tener una cantidad más elevada de carbono en comparación con oxígeno. Esta relación sería un indicativo de la formación del exoplaneta y sugiere que los granos de hielo de agua se condensaron en el disco planetario que rodea HR 8799.

Unos resultados que indican un proceso de acreción del núcleo parecido al que dio forma a nuestro Sistema Solar. Los astrónomos dicen que HR 8799C es demasiado grande para soportar vida, aunque la evidencia de vapor de agua es el último indicio de que el universo puede estar cubierto con los elementos básicos para mantener la vida.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.