Grafeno: el futuro en dispositivos de audio

Investigadores de la Universidad de Berkeley han creado el primer dispositivo de audio elaborado con grafeno como material base, obteniendo resultados extraordinarios en la calidad del sonido, superando por mucho a la mayoría de las alternativas que actualmente se encuentran en el mercado. Se trata de un audífono, con nulo diseño estilizado, meramente funcional, que aun así, en su estado crudo, con el montaje mínimo necesario para reproducir el sonido, ha demostrado las superiores propiedades físicas y eléctricas del grafeno, logrando una frecuencia de respuesta comparable a la lograda por un par de audífonos Sennheiser de última generación.

En esencia cualquier audífono funciona bajo el mismo proceso, donde la vibración de su resonancia a través de un diafragma genera ondas de presión en el aire, dependiendo de la frecuencia de las ondas diferentes sonidos son emitidos, para el oído humano el rango de frecuencias para la escucha de estos sonidos es muy amplio, yendo de los 20Hz, para los más bajos en volumen, hasta los 20KHz para los más altos. La gracia del audífono perfecto (o cualquier altavoz en general) es la capacidad de poder reproducir con total fidelidad y sin descompensar esa gama de decibelios.

El grafeno del diafragma del audífono de Berkeley tiene unas dimensiones de apenas 30 nanómetros de espesor por 7 milímetros de largo, mismo que se encuentra incrustado entre dos electrodos de silicio, al aplicar energía en los electrodos se crea una fuerza electro estática que produce vibración en el diafragma y por ende, sonido. Mientras que la mayoría de los diafragmas deben ser amortiguados para restringir los rangos de sonido, en razón de la resistencia del material, el grafeno no hace necesaria tal protección ya que se trata de un compuesto extraordinariamente fuerte, incluso cuando su grosor sea muy delgado.

Grafeno- el futuro en dispositivos de audio

La respuesta de frecuencia del prototipo construido resultó extraordinaria, en el análisis ejecutado se comparó el desempeño del audífono improvisado contra unos audífonos Sennheiser y el registro del grafeno fue igual de constante y por momentos superior que el dispositivo de punta, esto sin ningún tipo de diseño ni adecuación, sólo el montaje básico. Lo que abre de lleno la posibilidad para una nueva era en dispositivos de audio basados en el uso del grafeno como núcleo medular de sus diafragmas. Las propiedades de este material apuntan a ser el futuro en este terreno y seguramente no pasará mucho tiempo antes de poder ver los primeros modelos comerciales.

Más de: AUDIO, BERKELEY, GRAFENO
hazte socio

Recomendados