Si Hadopi se convirtió en pionero en el mundo por ser el primer sistema que lucha contra la piratería en la red a través de un sistema de avisos y penas, este 2013 vuelve a la carga con una serie de sugerencias aún más represivas. Un nuevo informe publicado por la agencia aborda nuevas fórmulas para combatir los sitios de descarga y streaming en directo, entre ellos, el filtrado, bloqueo o incautación de dominios se presentan como nuevas soluciones.

Como la mayoría saben, Hadopi en Francia hace frente actualmente al intercambio de archivos en la red a través de una serie de cartas de advertencias seguidas de un castigo para el reincidente. Dado que el sistema sólo cubre el espectro de las P2P, la agencia ahora busca soluciones para aquellos que utilizan las páginas de streaming y los sitios de descarga directa (cyberlockers).

Según explica el medio PCInpact, Hadopi ha publicado un nuevo informe que propone medidas draconianas para forzar a todas las páginas a cumplir la ley. Una propuesta en la que podemos leer:

Algunos sitios de Internet, servicios de streaming y de descarga directa están especializados en la explotación masiva de contenidos ilegales para obtener sus propios beneficios. EN este informe mostramos el estado del ecosistema del streaming y las descargas directas ilegales y exploramos diferentes maneras de luchar contra la explotación masiva de contenidos ilícitos.

La nota ha sido elaborada por Mireille Imbert-Quaretta, la presidenta de la Comisión para la Protección de los Derechos de Autor, que cubre una amplia gama de técnicas de lucha contra la piratería. Según la agencia, el sistema de las Three Strikes es ante todo un esfuerzo educativo, y el nuevo enfoque con el streaming y las páginas de descarga directa tratará de "educar" de la misma forma. Hadopi explica que los usuarios deben entender acerca de los "peligros" de la obtención de material ilícito a través de estos mensajes.

Las nuevas técnicas descritas tienen el objetivo de impulsar sitios como YouTube y el cumplimiento del copyright, razón por la que pretender poner en práctica software de reconocimiento de contenidos y tecnologías de filtrado que utilizan huellas digitales suministradas por los titulares de derechos. Un tipo de spyware con el que podrán eliminar por completo el contenido o restringir el acceso de los usuarios basado en la ubicación.

No sólo eso, el informe sugiere que si los operadores del sitio se niegan a firmar estos acuerdos con los titulares de derechos, podrían ser sometidos a un sistema de ataques. La propuesta dice que:

En el caso de que no fuera posible un acuerdo debido a la falta de voluntad de la plataforma que aloja el contenido reportado, las autoridades públicas podrán decidir corregir el comportamiento de la plataforma a través de un procedimiento de alertas y castigos.

Castigos que se sugieren muy variados, incluyendo informar a los motores de búsqueda como Google para su exclusión. Además, estos sitios podrían ser reportados a un juez con el fin de iniciar un proceso de bloqueo de dominios.

Por último, se habla de golpear directamente a las formas de financiación de estos sitios, un espacio donde PayPal y el resto de sistemas de pago entraría en juego y donde se incluiría estrangular la publicidad de todos ellos.

Como vemos, Hadopi en 2013 pretende llevar a cabo medidas aún más represivas, en este caso contra las webs de descarga directa y streaming a través de un conglomerado de técnicas que ya habíamos visto en países como Estados Unidos.