Acceder a un periódico digital, un blog o cualquier otro tipo de página web y encontrar *banners* publicitarios es una imagen de lo más común que a nadie extraña y, comúnmente, es aceptado como modelo de negocio para monetizar servicios web (y en el caso que a alguien le molesten especialmente los anuncios, siempre tiene la opción de recurrir a alguna extensión como AdBlock). Y aunque este modelo de negocio sea algo normal y ampliamente extendido, en Francia se ha armado un buen revuelo en estos dos últimos días cuando el segundo ISP del país, Free, ha lanzado una actualización de *firmware* a sus routers que activa un filtro que elimina la publicidad de las páginas web que visita el usuario.

El problema de la [actualización](http://dev.freebox.fr/blog/?p=1123) que ha desplegado Free en sus routers FreeBox radica en que, una vez instalada, al reiniciarse el dispositivo, se activa el bloqueo de la publicidad en la navegación. Teniendo en cuenta que Free tiene 5,3 millones de abonados y que tras, la actualización, han dejado de ver anuncios, el sector de los contenidos en Francia ha montado en cólera puesto que las ediciones digitales de Le Monde o Le Figaro, por citar dos ejemplos de periódicos de gran peso, no muestran la publicidad a los usuarios porque, además, no existe posibilidad de gestionar el filtro y crear una lista blanca de «páginas permitidas».

Este bloqueo no es indefinido puesto que, como ya ha comentado algún medio, es posible permitir la impresión de anuncios publicitarios accediendo a la administración del router y desactivando el filtro de publicidad pero que no haya posibilidad de gestionar esta funcionalidad más allá de activarla o desactivarla es un tema, en mi opinión, bastante espinoso que juega en la frontera de lo que se podría considerar un ataque a la neutralidad de la red (puesto que, por defecto, han decidido filtrar la publicidad sin contar con el consentimiento de los usuarios).

La activación del filtro en el router FreeBox de Free ha generado un gran debate en Francia, sobre todo en el sector de los contenidos que es, sin duda alguna, el más afectado por esta medida. De hecho, los comentarios y los *tweets* generados sobre el tema han llamado la atención de la Ministra Delegada de Economía Digital de Francia, Fleur Pellerin, que ha participado en el debate en Twitter dejando ver la necesidad de un entendimiento entre ISP y editores pero sí que no está de acuerdo en que el bloqueo se haya activado por defecto.

Está claro que el usuario es libre de decidir si quiere consumir contenidos con o sin publicidad y, en la red, existen herramientas y recursos para ello; sin embargo, no estoy de acuerdo en que este tipo de filtros se activen por defecto sin tan siquiera preguntarle a los usuarios qué tipo de navegación quieren tener. Free, y ningún operador, debería decidir qué «tipo de Internet» nos va a ofrecer puesto que eso atenta contra los principios básicos de la neutralidad de la red y, en este sentido, Free está siendo investigado porque da la casualidad que [Youtube funciona muy mal](http://gigaom.com/2013/01/02/youtube-sucks-on-french-isp-free-french-regulators-want-to-know-why/) en la red de este ISP.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.