Lo que vemos en las imágenes es la primera reproducción de música en vinilo a través de la impresión 3D. Amanda Ghassaei ha sido la primera persona en darle un uso muy diferente a lo que se viene haciendo hasta ahora a través de la técnica: como medio para convertir archivos de audio digitales en álbumes que podemos escuchar en un tocadiscos.

Ghassaei explica paso a paso a través de la web Instructables cómo llevar a cabo el proceso:

He creado una técnica para la conversión de archivos de audio digital en vinilos en impresión 3D de 33rpm y he impreso algunos prototipos funcionales durante el fin de semana. Estos vinilos suenan en el tocadiscos, con agujas regulares, a velocidades normales, al igual que cualquier disco de vinilo. El audio en los archivos es de muy baja resolución (como se puede escuchar), ya que tienen una frecuencia de muestreo de 11 kHz (una cuarta parte de audio mp3 típico) y 5-6 bit de resolución (el audio de mp3 es de 16 bits).

Para el proceso de producción utilizó Debaser de Pixies como pista demo necesaria para crear un vinilo de 33rpm. Lo mismo acabó haciendo con varios artistas como New Order, Joy Division, Radiohead o Daft Punk.

Como ella misma explica, el sonido final es bastante deficiente, aunque es probable que esto sea lo de menos en estos momentos. Su idea era conseguir la reproducción reconocible de audio digital a través de la técnica, y el trabajo ha sido todo un éxito. Como venimos contando desde hace un tiempo, estamos solamente en el comienzo del abanico de posibilidades que ofrecerá la impresión 3D, una auténtica revolución.