Tras un parón de dos semanas, Fringe regresa a nuestras pantallas con el octavo capítulo de su última temporada. Una temporada que está dividiendo a los seguidores de la serie, hay quienes se muestran entusiasmados por el futuro distópico en el que se desenvuelve la acción; otros echan de menos los casos semanales de la división y la alternancia entre universos. La venganza de Peter le ha llevado a un punto crítico ¿Conseguirá Olivia hacerle entrar en razón? ¿Logrará Walter convencer a su vástago de que abandone la tecnología para abrazar su humanidad? ¿Acabará Peter matando a Windmark?

The Human Kind es un capítulo que habla sobre las emociones y que sigue el camino marcado por toda la temporada de evidenciar lo que separa a los seres humanos de los Observadores. Las emociones no son nuestra debilidad, algo que Windmark recalca cada vez que tiene ocasión; las emociones son nuestra arma secreta, son nuestra victoria en la derrota y son lo que nos permitirá seguir adelante pase lo que pase.

Alerta de spoilers a partir de este punto

Un viaje y una venganza

La octava cinta habla de la necesidad de obtener un electroimán, Olivia se traslada hasta Fitchburg para recuperar uno que Walter dejó allí hace más de dos décadas. Antes de partir advierte a Walter y Astrid de lo que Peter ha hecho, también les lleva un dispositivo, facilitado por Anil, para que el mayor de los Bishop pueda estudiar la tecnología que su hijo se ha implantado en el cerebro. El capítulo tiene dos tramas diferenciadas que acaban confluyendo en un emotivo final, la primera sigue el viaje de Olivia; la segunda apuntala la venganza de Peter.

En su viaje a Fitchburg Olivia conoce a Simone (Jill Scott), una mujer con un don que insta a Olivia a tener fe en los misterios del universo. Sin embargo nuestra protagonista no tiene fe. ¿Por qué? Porque ha visto lo suficiente como para entender la realidad y para saber que todo tiene una explicación; porque ella misma ha hecho cosas asombrosas, y porque visto cosas increíbles. Por eso el mundo ya no es un misterio para ella, por eso ha perdido su fe porque todo se reduce a números. Una manera muy fría de ver el mundo pero tras cinco temporadas lidiando con universos paralelos, Observadores y desentrañando extraños casos es normal que Olivia sea tan práctica.

Durante el trayecto de vuelta a Boston, Olivia es emboscada por dos hombres que la identifican como una fugitiva y que la van a entregar a los Observadores. Nuestra heroína logra escapar gracias a su inteligencia y sangre fría, y a la bala que Etta llevaba colgada al cuello.

En el apartamento de Etta, los Observadores descubren que Peter es capaz de predecir y de alterar el futuro. Claro que él no es el único con ese poder y el encuentro entre ambos adversarios – Windmark y Peter- es inevitable, *el cazador se convierte en presa. Mientras Olivia está fuera, Walter intenta convencer a Peter de que la única manera de vengar a Etta es siguiendo el plan de las cintas, le suplica que no pierda su humanidad y que no rompa la promesa que le hizo. Peter no muestra la más mínima emoción ante las palabras de Walter, su única meta es acabar con Windmark.

Una Olivia magullada alcanza a Peter bajo la lluvia - es el final del capítulo - él espera a Windmark para situarlo en el camino hacia su asesinato. Olivia le habla, le susurra con su voz rasgada por el dolor que no puede permitirse el lujo de olvidar a Etta, que la tecnología la borrará de su mente para siempre y que ella no quiere perderle de nuevo. Olivia apela a su lado humano y emocional, a los recuerdos de su vida en común y a la memoria de su hija... finalmente le mira a los ojos y le dice un simple y sencillo “Te quiero”. Algo se mueve en el interior de Peter, una avalancha de recuerdos y allí mismo, agazapado bajo la lluvia junto a la mujer que le ama, se arranca el dispositivo.

¿Qué nos depara el final?

Faltan cinco capítulos para que la temporada termine y parece que el arco de Peter el Observador termina con The Human Kind. Lo cierto es que la trama me ha sabido a poco, creía que iba a llegar hasta el final de la serie pero los guionistas parecen tener otros planes, y han reunido a Peter y Olivia reafirmando su relación a través del amor por Etta. Ahora Peter y Olivia, juntos de nuevo, se enfrentarán en el tramo final a los Observadores y todo parece indicar que lo harán siguiendo el plan trazado por Walter en el pasado. Un plan oculto en unas cintas que han ido apareciendo capítulo tras capítulo y que tendrán que dar sus frutos en cualquier momento.

Me hubiese gustado ver a Joshua Jackson transformado en un Observador, con la piel cenicienta, calvo, vestido de gris y usando sombrero. He disfrutado mucho de la interpretación de Jackson, de las pizarras con las líneas temporales y de las peleas – pocas – que ha librado al más puro estilo Matrix.

👇 Más en Hipertextual