Uno de los asuntos que suele generar bastante polémica son los cambios en las condiciones en las que se prestan los servicios que usamos a través de Internet y que, entre otras cosas, regulan qué tratamiento realizan las empresas a nuestros datos personales y los datos que generamos mientras usamos el servicio. A principios de año Google unificó sus políticas de privacidad y anunció que realizaría un tratamiento unificado de los datos permitiendo el intercambio de información entre servicios y, hace unas semanas, Instagram anunció el intercambio de información con Facebook con el consiguiente enfado de los usuarios hasta el punto de haber tenido que dar marcha atrás. El último en incorporarse a estos cambios en los ToS ha sido Foursquare que, a partir del 28 de enero de 2013, comenzará a mostrar el nombre y apellidos de los usuarios entre otros cambios.

foursquare

Hasta ahora, cuando realizamos un check-in en Foursquare, el rastro que dejamos en el lugar es el de nuestro nombre y la inicial de nuestro apellido, de hecho, cuando revisamos los tips de otros usuarios o queremos ver quién es el "alcalde" del lugar vemos, precisamente, esta información. Sin embargo, a partir del 28 de enero de 2013, nuestro apellido se mostrará y, por tanto, veremos los apellidos de los usuarios que dejan tips o que ostentan la alcaldía del lugar en el que vamos a hacer check-in.

¿Y a qué viene este cambio? En mi opinión es un cambio menor y, si a alguien no le agrada demasiado siempre tiene la opción de modificar su perfil y controlar qué se muestra en el campo apellidos; según parece este cambio tiene tras de sí peticiones de los negocios que utilizan de manera activa Foursquare puesto que, así, podrán conocer algo mejor a su clientela. De hecho, otro de los cambios del servicio también tiene una proyección directa en los negocios puesto que, hasta la fecha, estos solamente podían ver los check-ins realizados en las últimas 3 horas y el nombre de quien ostentaba la alcaldía pero, cuando entren en vigor estos cambios, la visibilidad de los check-ins realizados será mayor.

No creo que haya que rasgarse las vestiduras con los cambios que tiene previstos Foursquare y, lógicamente, con su traslación a los nuevos términos del servicio. Si bien es cierto que el servicio no ha especificado cómo será la información que dispondrán los gestores de los negocios, este cambio tiene como objetivo ofrecerles más datos sobre sus visitantes con los que, por ejemplo, poder ofrecer ofertas mucho mejor dirigidas con el objetivo de fidelizar a sus clientes o premiar la fidelidad.

Aunque en su origen Foursquare tuviese como telón de fondo un juego donde recopilábamos puntos y competíamos con nuestros amigos, realmente, es una plataforma para promocionar los negocios que, poco a poco, se ha convertido en una "guía de referencia" en la que podemos encontrar ofertas o recomendaciones donde las opiniones de los usuarios tienen peso y pueden afectar tanto positiva como negativamente a la hora de que alguien elija visitar un local.

Teniendo en cuenta cómo están los ánimos tras los amagos de cambios en Instagram, Foursquare debería hacer cierta publicidad a estos cambios y explicarlos adecuadamente para que sean fácilmente comprensibles por los usuarios porque, realmente, no implican pérdida de control de nuestros datos personales sino que, simplemente, pueden redundar en una mejora de los contenidos que encontramos en el servicio.