Twitter ha utilizado por primera vez el bloqueo "país por país" desde que existe, lo hace restringiendo el acceso a una cuenta neonazi a petición de las autoridades en Alemania. Una medida que ha sido descubierta por el diario Financial Times a través de los tweets del consejero delegado de la plataforma Alex Macgillivray.

Twitter

En ambos mensajes Macgillivray confirma tanto la solicitud de cierre de la cuenta como el hecho de que Twitter había actuado sobre la misma:

Anunciamos el pasado mes de enero nuestra capacidad para bloquear contenidos. Hemos usado por primera vez esta posibilidad contra un grupo considerado ilegal en Alemania.

Según se ha podido saber, la cuenta pertenecería al grupo Besseres Hannover (@hannoverticker), la cual es visible fuera del territorio alemán. Twitter recibió la solicitud de cierre del grupo de extrema derecha el mes pasado, solicitud que provino de la policía de Hannover actuando en nombre del ministerio del Interior en Alemania. La carta emitida a Twitter decía así:

Besseres Hannover se disuelve, sus bienes han sido incautados y todas sus cuentas en redes sociales deben ser cerradas inmediatamente. El ministerio ha abierto una investigación en la sospecha de pertenecer a una asociación criminal.

Como decíamos, aunque cerrada en Alemania, los usuarios de Twitter fuera del país pueden ver el contenido de la cuenta del grupo prohibido. Una medida y compromiso que Twitter anunció en el mes de enero por medio de la cual las políticas de cada país entrarían en juego para intentar lidiar entre la libertad de expresión y ser capaz de operar su servicio sin violar las leyes en todos los países donde se utiliza. Unos términos que fueron anunciamos por Twitter:

A medida que continuamos creciendo internacionalmente, entraremos en países que tienen ideas diferentes sobre los contornos de la libertad de expresión. Algunos difieren tanto de nuestras ideas que no vamos a ser capaces de existir allí. Otros son similares, pero, por razones históricas o culturales, restringen ciertos tipos de contenido, como Francia o Alemania, que prohíben el contenido pro-nazi.

Hasta ahora, la única forma de poder tener en cuenta los límites de esos países fue quitar el contenido a nivel mundial. A partir de hoy, nos dan la capacidad de retener el contenido de forma reactiva de los usuarios en un país específico, mientras se mantiene disponible en el resto del mundo. También se ha construido una forma de comunicarse de forma transparente para/con los usuarios cuando el contenido es retenido y por qué.

Diez meses después tenemos la primera confirmación de este acuerdo y compromiso.