Ayer dedicamos unos minutos a hablar de Google y la nueva política de privacidad que entró en vigor el pasado 1 de marzo, unos nuevos términos que reunificaban bajo un único paraguas las condiciones de los servicios de Google y que, como derivada, daban pie al tratamiento unificado de nuestros datos dentro del modelo de un único servicio al que Google está tendiendo. Este cambio no gustó en el seno de la Unión Europea ni en sus países miembros desde un primer momento y, al final, han terminado enviándole a Google una carta solicitando algunos cambios y haciendo ver algunas recomendaciones. No sabemos si Google responderá a la Unión Europea y si hará caso a sus recomendaciones pero lo que sí que podemos ver es que estos planes de integración de servicios y tratamiento unificado de datos siguen adelante porque anoche nos mostraron una integración entre Google Drive, Gmail y el buscador que, precisamente, sigue esta senda.

gmailsearch2

Hace ya algunos meses que Google puso en marcha un "experimento" en el que integraba nuestras citas de Google Calendar y los documentos que tenemos almacenados en Google Drive con su buscador y con el buscador de Gmail. Dicho de otra forma, si nos uníamos a este experimento, Google nos iba a ofrecer dentro de los resultados de búsqueda coincidencias de nuestro calendario o nuestro espacio en Google Drive, introduciendo así resultados totalmente personales. Siguiendo esta tendencia, anoche Google le dio una vuelta de tuerca más a esta experiencia "unificada" de sus servicios añadiendo a la funcionalidad de autocompletar en el buscador la posibilidad de mostrar resultados de nuestros mensajes en Gmail así como coincidencias en documentos almacenados en Google Drive, contactos o citas en Calendar (y dentro del buscador la integración de Gmail y Drive en los resultados).

Usar esta nueva funcionalidad es algo voluntario y requiere inscribirse en el piloto que Google ha desplegado y, por tanto, el consentimiento explícito del usuario (que por cierto es uno de los detalles que la Unión Europea habría señalado en su carta). La idea de Google es enriquecer nuestras búsquedas con todo tipo de información y procedente de diversas fuentes, ya hace tiempo que nos sorprendió con su buscador de vuelos comerciales y con el botón +1 comenzó a mostrarnos una componente social en los resultados de búsqueda nunca vista (algo así como un sello de calidad que nos invitaba a entrar en un enlace porque un conocido había marcado el equivalente en Google al "me gusta") pero, en esta ocasión, Google aprovecha nuestra información personal y la revierte en algo que considerábamos público: el buscador (donde aparecen resultados y documentos colgados en la web).

Teniendo en cuenta que nuestros correos ya eran procesados por el buscador de Gmail o nuestros documentos en Google Drive, este paso adelante realmente no debería sorprendernos porque está en sintonía con la nueva política de Google de ver todos sus servicios como un todo en que el que la información puede fluir de un servicio a otro.

gmailsearch

Personalmente, este servicio no me sorprende mucho y tampoco me extrañaría que pasado un tiempo prudencial fue una nueva funcionalidad que Google extendiese a todo el mundo pero ¿estamos preparados para este tipo de integraciones? ¿No nos chocará darnos cuenta toda la información que amasa y cocina Google sobre nosotros? Seguramente los organismos reguladores sobre protección de datos tengan algo que decir pero, realmente, Google está usando información que ya tenía aunque estaba almacenada en compartimentos estancos y que nosotros mismos hemos ido volcando.

A primera vista no me parece una mala integración, de hecho creo que las búsquedas pueden ganar bastante y sorprendernos con cosas que tenemos almacenadas (correos, adjuntos, Google Drive) y a las que les habíamos perdido la vista. ¿Y a vosotros? ¿Qué os parece esta integración entre el buscador y nuestros datos y archivos personales?