DARPA ha dado el pistoletazo de salida para el desafío FANG, tres competiciones para la próxima generación de diseños de vehículos militares que comenzará en enero del 2013. La idea, poner a disposición de cualquier ciudadano las herramientas colaborativas para el desarrollo de software y chips de diseño, un esfuerzo por abaratar costes y reinventar el diseño y construcción militar desde el open source y la colaboración web con la inclusión de premios en metálico.

FANG

Y es que según cuentan desde DARPA, Defense Advanced Research Projects Agency, el mayor reto es romper el proceso de más de 10 años que ha costado a los estadounidenses cientos de miles de millones de dólares para producir aviones, vehículos y sistemas de armas.

Se trata de un proyecto que financie el desarrollo de herramientas de diseño de código abierto que permitan a ingenieros modificar y ofrecer enfoques correctos o mejoras sobre sistemas complejos. Todo ello ofreciendo una biblioteca compartida donde se podrá validar un diseño antes si quiera de una reunión física entre profesionales.

Y es que según Nathan Wiedenman, programador en DARPA:

Debido a la complejidad de los sistemas militares, prácticamente cualquier sistema a gran escala que utiliza modelos informáticos para determinar el mejor diseño posible de todas las configuraciones posibles tomaría décadas de tiempo de cómputo.

Sin embargo, usando los rangos de funcionamiento de los componentes conocidos previamente validados y de técnicas correctas para la construcción, los diseñadores pueden reducir rápidamente el orden de magnitud del problema, haciendo que sea más fácil para verificar el diseño general.

FANG

Todas las herramientas disponibles se encuentran en VehicleForge.mil, un portal web como modelo de cooperación de desarrollo de software donde los ingenieros pueden trabajar en conjunto y trabajar al mismo tiempo en los diseños.

Un espacio donde tanto la web como el desafío FANG están abiertos a todos los ciudadanos del país que deseen participar. En el caso de FANG, los retos se centrarán en un paso determinado del diseño y fabricación a un vehículo adaptable. Todos los diseños ganadores de cada etapa se llevarán a fabricación a través de máquinas y herramientas informáticas de control numérico, impresión 3D y tecnologías que puedan convertir el diseño en un producto final.

Los ganadores de cada reto podrán ganar hasta un millón de dólares, un montante que a los militares les saldría realmente barato si finalmente resulta una tecnología de éxito en el futuro, simplificando costes gracias al open source y las herramientas de web colaborativa.

👇 Más en Hipertextual