En este blog hemos hablado en repetidas ocasiones de Bunsen, un webcómic --de ciencia y chocolate-- del mexicano Jorge Pinto y que hace unos días quedó materializado en un libro editado por La Cifra Editorial. Un libro que, a decir del autor, es 100% pirateable: porque tiene una licencia de uso que aboga por la cultura libre, Creative Commons, que promueve la copia y distribución de la obra.

Bunsen, un cómic de Ciencia y Chocolate

A propósito de libro y de los eventos para promocionarlo en los últimos días, entre ellos un Foro/Debate de Cultura Libre, entrevisté a Jorge Pinto y Mauricio, editor de La Cifra Editorial. Sus respuestas dan cuenta de la relevancia de usar modelos de distribución menos restrictivos, en cambio más abiertos y cercanos al autor y sus seguidores. Esto es sobre cómo la cultura libre establece relaciones, económicas y culturales, equilibradas para todas la partes, donde todos ganan.

ALT1040: ¿cómo fue que te decidiste a usar licencias Creative Commons en tu trabajo?

Jorge Pinto: Cuando empecé a hacer cómics en la universidad, estaba claro que no iba a poder dedicar el tiempo, dinero y esfuerzo que significaba registrar todas mis obras con Copyright. En esa época estaba muy interesado en el movimiento del software libre, y registrar mi cómic digital como tal tenía mucho sentido.

ALT1040: ¿En el caso de tu libro, tuviste algún modelo a seguir?

JP: No realmente. El formato de este libro es un experimento para mí y para la editorial. Gracias a su licencia Creative Commons, técnica y legalmente puedes sacarle fotocopias y regalárselo a tus amigos, si quisieras hacerlo. Pero además contiene un código para bajar todo el contenido del libro (y varios extras) en formato digital. De este modo, ni siquiera tienes que fotocopiarlo, simplemente le puedes enviar las tiras en alta resolución a quien quieras. O puedes imprimirlas y enmarcarlas, o publicarlas en tu periódico escolar o en el tablón de anuncios de tu oficina.

Es un libro híbrido digital. Yo crecí en internet, ha sido parte de mi rutina diaria desde que tengo 10 años. El flujo libre de información en la red es algo que ha moldeado mi vida y mi manera de entender el arte y la información en general. Por eso intento llevar esa filosofía a todos los proyectos en los que trabaje.

ALT1040: ¿De qué maneras -creativas, económicas, etc- es relevante para tu trabajo usar licencias Creative Commons en vez del tradicional copyright?

JP: Ha sido probablemente el factor más importante en el desarrollo de mi cómic. Dado que fomento oficialmente la copia de mi trabajo, mucha gente se ha dado a la tarea de explotar ese derecho y compartir mi cómic con la mayor cantidad de gente posible. De ahí surgió el éxito original de Bunsen, de aquellos primeros lectores que entendieron el por qué de la licencia libre y empezaron a promocionar mi cómic como si fuera suyo. No hubiera podido lograr eso ni con el equipo de márketing más caro y especializado del mercado.

El aspecto económico ha sido la mayor sorpresa. Realmente cuando empecé a hacer esto, estaba convencido de que nunca le sacaría un peso. Pero conforme la gente compartía mi cómic y ganaba más lectores, empezaron a llegar muchas oportunidades económicas que de otro modo no hubiera tenido como publicidad, patrocinadores o invitaciones a conferencias y talleres. Eso sin contar que el 90% de mis clientes de ilustración me conocen gracias a mi cómic.

Compartir gratis mi cómic es algo que ha comprobado tener tantos beneficios, que ahora hago lo mismo en casi todo lo que hago. Cuando lanzamos la aplicación para iPhone de Bunsen (que tiene un costo), también publicamos una versión pirata que podías instalar sin pagarme un peso. Muchos nos dijeron que estábamos tirando dinero a la basura, pero desde el primer día de la aplicación pirata las ventas de la aplicación oficial subieron. Esto se debe a que más gente la conoció, le gustó, se la pasó a amigos y algunos decidieron comprarla oficialmente, ya sea para recibir soporte o para apoyarme como autor.

ALT1040: ¿Cuál es el beneficio para tus seguidores?

JP: Piensa en cuántas veces has visto un cómic, una fotografía o escuchado una canción que significa mucho para ti y quieres que todos tus amigos compartan contigo esa experiencia. Si le pasas a un amigo una canción, técnicamente estás cometiendo un delito. Y esto es lo más importante: ¡a nadie le importa! Nadie deja de pasarle algo a un amigo por miedo a romper alguna ley de Copyright.

Para mis lectores significa que podrán leer todo lo que yo haga de manera gratuita, pero además, que pueden compartirlo libremente sin caer en una "violación de copyright". Si de todos modos lo harán, no me interesa ponerles trabas de ningún tipo. En todo caso, me interesa fomentarlo.

También entrevistamos a Mauricio, de La Cifra Editorial, encargado de hacer posible la publicación del libro en formato físico, para que nos diera su versión de la historia, sobre todo su perspectiva como editor que hizo una apuesta por la cultura libre.

Bunsen 001

ALT1040: ¿Cómo te convenciste de publicar sin Copyright?

Mauricio: La verdad no fue una decisión difícil. La idea es esencialmente de Jorge, pues Bunsen es un proyecto que siempre ha estado bajo la licencia de Creative Commons y es parte esencial del proyecto, creo que sin ese tipo de licencia se hubiera roto en gran medida el "espíritu" de lo que significa Bunsen.

Además, afortunadamente, Jorge y yo cuando platicamos sobre el proyecto para editar el libro nos dimos cuenta que teníamos ideas muy compatibles sobre la distribución de contenidos, la difusión de los productos artísticos y los nuevos modelos de circulación que toman cada vez más fuerza. Básicamente creemos en lo mismo y eso fue un impulso muy importante para ambas partes.

ALT1040: ¿Cuál es tu experiencia en la publicación de contenido Creative Commons?

M: Ninguna, estamos en un campo absoluto de experimentación esperando ver cómo responde la gente a este tipo de circulación. Estamos cobijados por un gran producto que Jorge lleva trabajando durante años y es también por ello que nos convencimos de hacerlo de ese modo.

La verdad es que no hemos hecho una investigación profunda sobre cuántos libros se han publicado en el país bajo este modelo (...) creo, a título personal, en que los mercados, todos no sólo los editoriales, son en algunas ocasiones muy mezquinos y abusivos con el público, y esto es sólo un pequeñísimo aporte que nosotros queremos hacer para mejorar y hacer un poco más justa la relación con los receptores.

(...) el tipo de licencia que tenga el libro es lo de menos, lo importante es que a la gente le guste, lo comparta, lo difunda, lo critique, en fin, que lo conozca, pues eso nos ayuda a nosotros a mejorar profesionalmente (...) es muy fácil ser feliz generando este tipo de proyectos.

Por otra parte, el libro es un producto muy bello por sí mismo, que vale la pena tanto por el trabajo de Jorge como por el trabajo de la editorial, en especial de la formadora del libro, Genoveva Muñoz.

Bajo esa línea, el tipo de licencia que tenga el libro es lo de menos, lo importante es que a la gente le guste, lo comparta, lo difunda, lo critique, en fin, que lo conozca, pues eso nos ayuda a nosotros a mejorar profesionalmente y bueno, como editorial pequeña que somos y como colección de narrativa gráfica que apenas comienza (...) uno no se hace millonario por crear libros, pero si te gusta es muy fácil ser feliz generando este tipo de proyectos.

ALT1040: ¿Qué le dirías a otros editores y autores sobre usar licencias Creative Commons?

M: No me siento capacitado para darle consejos o avisos a nadie, pues, como te dije, estamos en un campo experimental que tiene todas las incógnitas alrededor de él. Lo que puedo decir a quien lo quiera escuchar es que el mundo se está moviendo, y si uno no se mueve con él puede pasar muy malos ratos batallando con el proceso de transición.

Nosotros no estamos exentos de eso ni mucho menos, pero estoy seguro que cuando a la gente le gusta tu producto lo va a compartir, con o sin tu permiso, ¿para qué ponerle trabas? ¿no es un halago inmenso, en vez de una ofensa, que la gente comparta tu trabajo? A mí me parece que muy enriquecedor por todos lados la circulación libre de contenidos, porque quien lo quiera comprar lo hará de todos modos, quien lo quiera compartir lo hará de todos modos.

Como intermediarios, en un mundo que empieza a observar que las cosas se pueden compartir directamente entre autores y receptores, no nos queda más que adaptarnos y hacerle notar a la gente por qué nuestro trabajo vale la pena, por qué vale el esfuerzo y el dinero que pongan en él, y a los autores mostrarles que tenemos un campo de experiencia con el que podemos potenciar la fuerza de su obra.

Los cómics de Bunsen están en Internet y son gratuitos, llevan ahí muchos años, el libro lo compras y después puedes hacerlo circular como quieras, entonces está claro que no estamos tratando de promover exclusivamente eso, sino todo un concepto editorial y un proyecto articulado sobre cambios evidentes en el mundo, cambios que nos gustan y que, si bien no sabemos cómo manejarlos precisamente, ponemos nuestro empeño en tratar de hacer lo que nos gusta y en lo que creemos lo mejor posible.

Bunsen 004