ChemCam

Cada pequeño paso que da Curiosity en Marte está siendo estudiado y reproducido por la totalidad de medios. Su llegada al planeta rojo ha comenzado con las primera fotografías y puesta a punto de toda la maquinaria. Desde hace unas horas le ha llegado el turno a la ChemCam. Una prueba de funcionamiento del potente láser antes de iniciar su primera misión.

Lo hizo pulverizando una roca pequeña, del tamaño de un puño, denominada Coronation. Según la NASA, Curiosity se "enfrentó" a la roca N165 disparando el láser hasta 30 veces en un período de 10 segundos. Estos datos nos indican que el láser fue capaz de lanzar más de 1 millón de vatios de potencia durante 5.000 millonésimas de segundo.

¿Y para qué? Esta primera prueba del láser estaba enfocada a comprobar su funcionamiento. El láser calentó la roca hasta tal punto que sus moléculas pasaron a transformarse en una bola de fuego, momento en el que el telescopio y los espectómetros equipados de Curiosity (con capacidad para registrar en 6.144 diferentes longitudes de onda de luz ultravioleta) comenzaron a analizar los compuestos de la roca.

Esos 10 segundos de ráfagas de disparos también ayudarán a los científicos a analizar si existían cambios en la composición de la roca durante la actividad del láser.

En definitiva, unas primeras pruebas de un instrumento, la ChemCam, que tras 8 ochos de trabajo, por fin comienza a dar sus frutos. Así lo acaba confirmando Sylvestre Maurice, uno de los investigadores principales tras la ChemCam:

Sorprendente que los datos que hemos recibido sean incluso mejores que los que habíamos obtenido antes en las pruebas en la Tierra. La ChemCam podrá ofrecer grandes descubrimientos científicos en los próximos dos años en Marte.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.