Craig Venter ha impartido una conferencia en el EuroScience Open Forum (ESOF) en Dublín con el nombre ¿Qué es la vida? Desde luego, Venter no respondió a la pregunta pero actualizó el estado del arte de la vida y la genómica. El descubridor del genoma y de la primera bacteria semisintética siguen en forma. A la conferencia asistió críticamente el gran James Watson, descubridor de la doble hélice del ADN que le valió el Premio Nobel junto a Francis Crick en 1962. Watson tiene 84 años.

James Watson & Craig Venter

Las preguntas más simples rondan a la humanidad desde hace siglos. ¿Quiénes somos? ¿En que nos diferenciamos de los animales? ¿Qué es la conciencia? Una de ellas es ¿Qué es la vida? Podemos nombrar algunas características de la vida, pero yendo al extremo, a las situaciones dudosas siempre nos quedamos sin respuesta.

La conferencia de Venter tiene un precursor en otra celebrada por el físico Erwin Schrödinger, también Premio Nobel, con el mismo nombre en 1943. Entonces no se conocía el ADN, pero fue una charla que marcó la biología. Venter ha querido emular al físico y se ha repetido la pregunta.

La vida es un sistema regido por un software, que es el genoma

Hoy es posible traducir el genoma a ceros y unos. Es posible leerlo de un ser vivo, cortarlo, pegarlo e introducirlo en otro. Todo ello con muchas limitaciones. Es lo que hizo el equipo de Venter en 2010. Después de entrar de forma brillante en la carrera de la secuenciación del genoma humano, cosa que se consiguió en 2003, se dedico a producir vida artificial. En 2010 dio un primer paso. Crearon artificialmente desde un ordenador todo el genoma de una bacteria. Lo trasplantaron a otra bacteria de otra especie a la que previamente habían vaciado de su genoma. La bacteria receptora comenzó a comportarse como la bacteria de la que se había construido el genoma.

Aquello fue una prueba de concepto para demostrar que se puede crear una forma de vida sintética. La mayor parte de los científicos pensaban que el plan nunca funcionaría: se trata de emular la complejidad del diseño de una forma de vida. Y sí, logramos crear algo extremadamente parecido a una vida.

El siguiente paso será prescindir de la célula biológica contenedora y creo que eso lo lograremos pronto.

Para diseñar una vida desde la base, nos fijamos en los organismos simples, pero tienen genes que no sabemos cómo funcionan. Es muy difícil y extraño construir algo desde sus fundamentos cuando no los conocemos completamente.

La vida sintética puede ser la solución a los problemas del planeta

James Watson se muestra escéptico con los descubrimientos y dice cosas como la siguiente:

Si Venter quiere conocer los secretos de la vida, que vaya a la iglesia.

Watson parece olvidar que fue él el que comenzó el proceso. En su libro DNA The Secret Of Life, escribió:

Queríamos hacer algo equivalente a lo que actualmente hace un procesador de textos: cortar, pegar y copiar ADN... Podíamos “jugar a ser Dios” apoyándonos en los elementos moleculares de todas las formas de vida.

A pesar de sus diferencias, Venter y Watson posaron juntos para la foto. Uno no se puede entender sin la existencia del otro y el mundo actual y futuro no se entienden sin el concurso de los dos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.