london-2012-games-logo

Este verano está siendo muy activo desde el punto de vista deportivo puesto que tras la Eurocopa de fútbol (absoluta y sub-19) estamos a 11 días del arranque de los Juegos Olímpicos de Londres. Las competiciones deportivas apasionan al gran público y citas como un Mundial de fútbol o unos Juegos Olímpicos pueden "distraer" a más de un aficionado, sobre todo si la competición se celebra en una zona del planeta con distinto horario puesto que obligará a los más forofos a trasnochar o estar pendiente de los resultados desde su lugar de trabajo. Una empresa estadounidense se ha atrevido a dar una cifra de lo que podría suponer para las empresas de EE.UU. que sus empleados estén pendientes de los resultados del equipo olímpico estadounidense y lo ha medido en términos de ancho de banda: según BlueCoat Systems, del 30% al 60% del ancho de banda dedicado a navegación a Internet de las empresas se va a "desperdiciar" en conexiones a servicios de streaming para seguir la cita deportiva.

El dato es curioso pero, realmente, la afirmación hay que tomarla con cierta cautela porque suele ser el tipo de información que se usa para generar cierto impacto en el lector y, si es el responsable de una empresa, hacerle pensar que la productividad de sus empleados está por los suelos y la compañía requiere un golpe de timón. BlueCoat Systems es una empresa que oferta servicios de cacheo de aplicaciones, optimización WAN, proxies y filtros web; es decir, los típicos productos que una empresa podría llegar a plantearse para evitar que se "malgaste" su caudal de salida a Internet o bien si quiere evitar la bajada de productividad de sus empleados y, claro está, viendo el objeto de la empresa parece que la afirmación anda algo sesgada.

Con poco más de 3 empleados siguiendo las retransmisiones, su red podría verse saturada

¿Acaso los deportes bajan la productividad? Supongo que quien dice deportes puede decir cualquier otra cosa pero es de suponer que BlueCoat habrá querido aprovechar el tirón de la cita deportiva para "llamar la atención" de los responsables IT de las empresas para que echen un vistazo a su catálogo de productos y servicios pero, realmente, la cuestión de fondo es algo que se da en el día a día de muchas empresas sin necesidad de que se tengan que celebrar unas olimpiadas.

¿Y cuál es el problema de fondo? Cada vez son más los servicios disponibles en la red que funcionan a tiempo real y, por tanto, requieren de conexiones con una capacidad media para funcionar correctamente: servicios de streaming de radio, YouTube o Spotify son algunos ejemplos de servicios que pueden provocar algún que otro dolor de cabeza a los responsables de una red si, por ejemplo, todos los empleados comienzan a usarlos de manera indiscriminada.

La calidad de las retransmisiones vía streaming es cada vez mayor (YouTube permite ver vídeos a 720p por ejemplo, al igual que Vimeo) al igual que el número de usuarios que acceden a este tipo de servicios, de hecho, según un informe de Cisco, el tráfico de las empresas se multiplica por 4 cada 3 o 4 años a la vez que el precio de la conexión va bajando en precio (al menos en términos generales), por lo que es bastante normal que conforme pase el tiempo aumente el tráfico de salida a Internet de las empresas (ya sea porque se contrate o, directamente, porque se detecte saturación).

¿Son los Juegos Olímpicos un problema para las empresas? No creo que supongan un peligro mayor que cualquier otro servicio pero no me cabe la menor duda de que sea una de las temáticas preferidas entre los usuarios durante los días que dure esta cita deportiva y, por tanto, un porcentaje nada despreciable del tráfico circulante pueda estar relacionado con esta temática.