Tras el largo proceso judicial en el que están inmersos, dos de los fundadores de The Pirate Bay, Peter Sunde y Fredrik Neij, anuncian lo que podría ser la última carta antes de su posible encarcelamiento. Ambos fundadores han presentado recursos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Y es que a principios del mes de febrero la Corte Suprema de Suecia anunció su decisión de no conceder a los dos implicados la posibilidad de apelar, una resolución que significaba que las sentencias de cárcel y multas determinadas previamente se mantendrían.

En el caso de Sunde la sentencia dictaminaba cárcel de ocho meses en Västervik. A Neij se le destinaba 10 meses de prisión en Kirseberg.

Ya en el mes de mayo Sunde presentó una petición de clemencia anunciando posteriormente Neij que llevaría el caso a instancias europeas.

Ahora ambos han decidido llevar la audiencia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Un movimiento que Sunde ha explicado en TorrentFreak argumentando que:

>Esencialmente, estamos discutiendo lo mismo que hicimos en el caso de la Corte anterior con respecto a la Directiva sobre comercio electrónico como base para argumentar que TPB es legal.

Y es que según argumenta el abogado de Neij, Jonas Nilsson:

>El artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos garantiza a los ciudadanos de Suecia la libertad de recibir y difundir información. Precisamente The Pirate Bay cuenta como servicio de transferencia no propietaria de información entre sus usuarios a través de un proceso automatizado en la red. Por tanto está protegido bajo este artículo de la Convención.

Además, Sunde confirma que existen casos similares donde ha sido probada la legitimidad.

Con todo, lo peor es que este tipo de casos podrían tomar varios años hasta obtener los resultados que se buscan.