Intentando no aportar ningún spoiler, esta es la escena que podemos ver en el vídeo. Primera temporada de Game of Thrones. Uno de los momentos álgidos de la serie en la que el joven rey Joffrey obliga a contemplar a Sansa Stark su última "fechoría". Un conjunto de cabezas decapitadas con una estaca. De entre todas y hasta el día de hoy, nadie sabía que una de esas cabezas era ni más ni menos que una réplica del ex-presidente de Estados Unidos George W. Bush.

La noticia ha saltado gracias a un extra oculto que se encontraba en el DVD de la primera temporada. En el mismo son los propios creadores David Benioff y D.B. Weiss quienes explican que una de las cabezas es en realidad la de Bush. En palabras de los creadores:

El último jefe a la izquierda es George W. Bush. La cabeza de Bush aparece en un par de escenas de decapitación. No es una opción, ni una declaración política. Sólo que teníamos que usar las cabezas que disponíamos alrededor.

Tras el descubrimiento del mensaje oculto por parte del redditor SidIncognito, la HBO ha lanzado un comunicado explicando el asunto y pidiendo disculpas:

Estamos profundamente consternados al ver esto y lo encontramos inaceptable, irrespetuoso y de muy mal gusto. Hemos hablado sobre ello en claro a los productores ejecutivos de la serie para que se disculpen de inmediato por este error por descuido involuntario. Sentimos lo que ha sucedido y lo retiraremos de las producciones futuras en DVD.

Finalmente y tras el mensaje de la HBO, llegaron las explicaciones de David Benioff y D.B. Weiss:

Lo que sucedió fue lo siguiente: se utiliza una gran cantidad de partes protésicas del cuerpo en la serie: cabezas, brazos, etc… como no podemos darnos el lujo de tenerlas todas desde el principio, especialmente en las escenas en las que necesitamos un montón de ellas, las alquilamos de forma masiva. Después de que la escena fuera filmada, alguien señaló que una de las cabezas era como la de George W. Bush…